•  |
  •  |
  • END

Las denuncias de fraude planteadas por el Partido Liberal Constitucionalista, PLC, y el desconocimiento de los resultados llevarían a esta organización a que sus alcaldes electos no asuman los cargos en enero próximo, mientras, los diputados liberales se atrincheran en la Asamblea Nacional para anular las elecciones, pese a que acusan al FSLN de paralizar al Parlamento.

El primer secretario de la Asamblea Nacional, Wilfredo Navarro Moreira, aseguró que a petición de cuatro de los siete directivos llamarían a reunión de Junta Directiva para hoy, pero que el presidente del Parlamento, René Núñez Téllez, la ha cancelado sin fijar fecha alguna.

Navarro consideró que tal decisión es para entorpecer el trabajo legislativo y evitar que se discuta la anulación de las elecciones y la aprobación de leyes como el Presupuesto General de la República y las reformas a la Ley de Identificación Ciudadana. Esta última ley prorrogaría la vigencia de las cédulas vencidas a ciudadanos de siete municipios de la región Autónoma del Atlántico (Caribe) Norte, RAAN, donde el CSE ha postergado los comicios municipales para el 18 de enero de 2009 a causa de los daños provocados por el huracán Félix.


Piensan iguales, pero actúan diferente
Pero Núñez descartó llamar a reunión de Junta Directiva y luego al plenario para discutir el tema de las elecciones municipales, según él, esos temas no competen al Poder Legislativo, por lo que instó a los diputados liberales a discutir temas de fondo, como el presupuesto de 2009.

En esa misma tónica, Navarro afirmó que debía discutirse el presupuesto, pues es vital para seguir con un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, FMI. Pero señaló que el FSLN pretende bloquear el Parlamento para evitar que haya elecciones en la RAAN, y buscar cómo legitimar el fraude.

“Desde ya (Ortega) está derrotado en la Asamblea Nacional, y si Núñez está inhabilitado, el primer vicepresidente (liberal) asumirá, de acuerdo a la Ley Orgánica de la Asamblea Nacional”, agregó.

Navarro también expresó que estarían dispuestos a destituir a cualquier miembro de la Junta Directiva que no permita el funcionamiento normal del Parlamento. “También, de acuerdo con la Ley Orgánica, Ley 606, cualquier miembro de la Junta Directiva que entorpezca el trabajo legislativo puede ser destituido”, afirmó el legislador en tono amenazante.

El primer vicepresidente, Luis Callejas, aseguró que el bloqueo de Núñez es una táctica dilatoria para ganar tiempo, pues, según él, el FSLN sabe que la oposición cuenta con más de 47 votos.

“Ellos saben que tenemos más de 47 votos, y además de la nulidad, vamos a aprobar otras leyes de importancia, es decir, vamos a gobernar desde la Asamblea”, sentenció Callejas.