•  |
  •  |
  • END

Impugnaciones fuera de tiempo, anulación masiva de votos y votos fantasmas desbarataron los resultados de los comicios municipales del pasado nueve noviembre, según el Partido Liberal Constitucionalista, PLC, que asegura debió ganar 81 alcaldías y no 37, como declaró el Consejo Supremo Electoral, CSE.

Los liberales mostraron los ejemplos de Laguna Perlas, en la Región Autónoma del Atlántico (Caribe) Sur, RAAS, el municipio de Nindirí, en Masaya, y en Jinotega, cabecera del departamento del mismo nombre, donde hubo tres formas de revertir los resultados a favor del FSLN, técnica que, según los liberales, se repitió en los 146 municipios de todo el país.


Bueno para el ganso y no para la gansa
Para el PLC la cantidad de votos nulos fue determinante en varios municipios donde los márgenes eran estrechos. Históricamente el voto nulo en una elección es del tres por ciento, pero en esta ocasión osciló entre cinco y seis por ciento en 110 municipios; en el resto del país fue entre el ocho y diez por ciento.

Así, en Telica fue del 10.8 por ciento; en San Dionisio, 10.62; en Muy Muy, 10.55; en Santa Teresa, 10.12; en San Ramón, 10.06; en Laguna de Perlas, 9.91; en El Tortuguero, 9.83; Larreynaga, 9.81; Teustepe, 9.79; Diriamba, 9.53; Quezalguaque, 8.63; La Cruz de Río Grande, 8.78; La Paz de Carazo, 8.41; El Crucero, 8.31; Dolores, 8.23, y en Belén, 8.01.

Para los votos nulos, según Alejandro Samaniego, fiscal nacional del PLC, el CSE tergiversó la Ley Electoral y dispuso de un manual Paso a Paso en clara violación a la Ley. Así, en el manual se establece que si las equis se salían del círculo de la casilla, sería nulo, regla que, denuncian, sólo aplicaron al voto del PLC, no así al del FSLN. En ese sentido, Samaniego señaló que la ley establece que se declara voto válido si es evidente la voluntad del elector.


Impugnaciones antojadizas
En el caso de Laguna de Perlas, el PLC perdió la alcaldía por 180 votos de diferencia, después de que repentinamente resultaran impugnadas varias mesas electorales pese a que no habían sido impugnadas desde las Juntas Receptora de Votos, JRV, tal como lo establece la Ley.

La prueba del PLC es una carta del presidente del Consejo Electoral Municipal, CEM, de ese pueblo caribeño, en la que certifica que no hay JRV impugnadas y da la victoria a los liberales con mil 536 votos, contra mil 496 del FSLN, pero en los resultados que publicó el CSE, el PLC pierde con mil 240 votos, contra mil 420 del FSLN, disminución de votos que sólo se explican con impugnaciones, pero el mismo CEM negó recurso alguno.


Votos fantasmas
En el municipio de Nindirí, departamento de Masaya, el padrón creció sorpresivamente después de las elecciones. El CSE notificó al PLC que el padrón de Nindirí era de 26 mil 969 electores, pero con los resultados preliminares en ese municipio se contabilizan 31 mil 243 votos. Además de que la abstención fue nula, aparecen 4 mil 274 votos adicionales.

En este municipio, en los resultados preliminares publicados por el CSE, el PLC ganaba, pero en los resultados finales el FSLN se alzó con la victoria.


Una combinación
En Jinotega el PLC denuncia impugnaciones fuera de tiempo y votos de más en las actas sumatorias donde al menos cuatro actas entraron a sumar dos veces. Las impugnaciones fueron hechas en el CEM, instancia a que no le corresponde, según la Ley Electoral.

En Jinotega, el PLC ganaba con amplia ventaja con los resultados preliminares, y en la publicación final perdió la silla edilicia.