•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Los diputados ante la Asamblea Nacional aprobaron ayer, con 61 votos a favor, 22 en contra y 4 presentes, la reforma a la Ley Orgánica, que, entre otras cosas, adapta su funcionamiento a las reformas constitucionales realizadas a principios del año.

Wálmaro Gutiérrez, presidente de la Comisión de Producción, Economía y Presupuesto, dijo que la reforma a la Ley Orgánica era necesaria porque, a su criterio, la anterior ya se encontraba desfasada.

“Lo que queremos es poner a tono la Ley Orgánica con la Constitución Política. Me parece algo absurdo que los opositores voten en contra de algo que viene a modernizar muchas cosas”, explicó el legislador.

Nada nuevo

Al ser consultado por la nueva Ley Orgánica del Parlamento, que incorpora en su artículo 2 la votación en secreto de los diputados en el plenario, el diputado dijo que este procedimiento no es nuevo. “Revisen la Ley Orgánica sin reformar y verán que el voto secreto ahí está plasmado”, sentenció Gutiérrez.

Por otro lado, Wilber López, jefe de la Bancada del Partido Liberal Independiente, Bapli, dijo que no votaron a favor de la reforma, ya que según ellos no tiene nada de moderno. “Esta reforma lo único que pretende es beneficiar a un partido, nunca estuvimos de acuerdo con reformar la Constitución de ninguna manera”, manifestó López.

A criterio del jefe de la bancada del Frente Sandinista, Edwin Castro, lo importante de la reforma es coincidir con las reformas constitucionales de febrero pasado. Castro puso como ejemplo la solución a la criticada facultad del Ejecutivo para mantener en el cargo al funcionario estatal con término vencido.

El nuevo marco jurídico del Parlamento, además, castiga de oficio el transfuguismo, y le cede la facultad de suspenderle la curul al diputado tránsfuga y sustituirlo con su suplente. “Lo aprobado castiga la libre decisión de los diputados de integrar cualquier bancada”, se quejó López.