•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El anteproyecto de Ley de Seguridad Privada presentado la semana pasada por los diputados oficialistas regulará la labor de los guardas de seguridad de las empresas, y de los celadores de residenciales y de barrios que no están agrupados en ninguna compañía.

El artículo 17 de la iniciativa de ley ha denominado al “Servicio de vigilancia física y protección personal por cuenta propia”, como el “servicio de seguridad privada que se organiza e implementa por cualquier persona jurídica, pública o privada, con la única finalidad de cubrir sus propias necesidades de vigilancia física y protección personal, con personal vinculado laboralmente a dicha entidad y que está integrado en su nómina”.

El mismo artículo agrega que la organización e implementación de este cuerpo de seguridad requiere de una licencia de operación emitida por la Policía Nacional.

“Este servicio se circunscribe al perímetro interno de la instalación de la entidad que la organiza y administra”, y la licencia que debe poseer “no autoriza a prestar servicios de seguridad a terceros”.

Asimismo, agrega que “las personas que soliciten licencia de operación para protección por cuenta propia y sus fuerzas sean superiores a diez guardas de seguridad, deberán contar administrativamente con una Unidad de Seguridad, la cual estará dirigida por un jefe de seguridad”.

Licencia para celadores

El anteproyecto de ley contempla que los colectivos de vigilancia física residencial o domiciliar tienen por finalidad prestar servicios de vigilancia física a las personas, y a sus bienes en sus residencias y en su entorno.

Este trabajo se hará “exclusivamente mediante la labor de recorrido, y no podrán dedicarse a la prestación de otros servicios de seguridad privada”.

[Te interesa: Regularán empresas de seguridad]

Para ejercerla deben cumplir con ciertos requisitos, entre ellos adjuntar la nómina y la información de todo el personal; así como un certificado de antecedentes penales y policiales de los miembros del colectivo; la cantidad del personal; recursos técnicos con los que cuentan; delimitación del área que cubrirán; y comprobante original del depósito de pago de los aranceles.

Según el anteproyecto de ley, la emisión de la licencia para los colectivos de vigilancia física residencial o domiciliar cuesta C$3,000. En el caso de Managua se tramitarán en las delegaciones distritales, y en los demás casos en las delegaciones departamentales y municipales.

“Los colectivos de vigilancia física residencial o domiciliar que usen armas de fuego para la prestación del servicio se regirán por lo establecido en la Ley Especial para el Control y Regulación de Armas de Fuego, Municiones, Explosivos, y otros materiales relacionados”, agrega el anteproyecto de ley.

Espectáculos

Cuando haya espectáculos públicos el anteproyecto contempla que debe solicitarse un permiso cinco días calendario antes de la realización de las actividades.

Datos

En la solicitud deberá indicarse el lugar del evento, nombre o razón social del usuario, dirección y teléfono, y número de guardas de seguridad con los que prestará el servicio.

Licencia

Esta licencia podrá otorgarse en dos categorías: exclusivamente para los servicios de vigilancia física o exclusivamente para los servicios de protección personal.

Valor

La licencia por servicios de vigilancia física privada y protección personal por cuenta propia en zonas rurales cuesta C$1,000.