•   Veracruz, México  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El rey Felipe VI y el jefe del Gobierno español, Mariano Rajoy, se reunieron hoy en Veracruz con los líderes de los países centroamericanos con un desayuno de trabajo que se ha convertido en una costumbre que se repite en cada convocatoria de esta importante cita internacional.

Al igual que en anteriores cumbres, el encuentro se celebró sin agenda previa, y tuvo lugar en un hotel próximo a la sede de la XXIV Cumbre Iberoamericana, en el World Trade Center de Veracruz.

El ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, acompañó a los jefes de Estado y Gobierno de España en su cita con los presidentes de Honduras, Juan Orlando Hernández; Costa Rica, Luis Guillermo Solís; Panamá, Juan Carlos Varela, Guatemala, Otto Pérez Molina y República Dominicana, Danilo Medina.

Aunque sí se encuentra en Veracruz, el presidente de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, no pudo asistir al desayuno, como tampoco pudo participar ayer en la primera jornada de la cumbre, por haber enfermado; le relevó su canciller, Hugo Martínez.

Por parte de Nicaragua no ha acudido a la cumbre de Veracruz su presidente, Daniel Ortega, y es el vicepresidente Moisés Omar Halleslevens quien representa a su país.

Ayer Rajoy se reunió de modo bilateral con el guatemalteco Otto Pérez Molina, quien le invitó a la cumbre del Sistema de Integración Centroamericana (SICA) que se celebrará en su país en el primer semestre del próximo año.

Todos los mandatarios se incorporarán después al llamado "retiro", un encuentro también sin agenda previa que celebran los líderes que asisten a las cumbres iberoamericanas y en el que los mandatarios conversan libremente, a puerta cerrada y sin asesores, sobre aquellas cuestiones que consideran oportunas.

Posteriormente, los líderes abordarán la última sesión del encuentro iberoamericano, dedicada hoy a la innovación.