• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

La reforma a la Ley de Concertación Tributaria, LCT, que mantiene la exoneración del Impuesto sobre la Renta, IR, a las cooperativas con ingresos iguales o menores a los C$40 millones anuales, se aprobó ayer con 63 votos de los diputados del gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN.

El diputado Wálmaro Gutiérrez, presidente de la Comisión de Producción, Economía y Presupuesto de la Asamblea Nacional, admitió que esta reforma retira la escalera de desgravación de las rentas de capital, ganancias y pérdidas que en el 2015 bajaría del 30 al 25%.

Proteger la recaudación

Según el legislador sandinista, este beneficio se eliminó con consentimiento del sector privado, para mantener la capacidad recaudatoria del Estado nicaragüense y tener más recursos en el Presupuesto General de la República, para inversión social.

“Cuando ustedes vienen aquí a cubrir la Asamblea Nacional, no hay diputado que no hable de que se necesitan más escuelas, más centros de salud, más hospitales, más carreteras, más caminos, más crédito al sector productivo, ¿y de dónde creen que salen estos recursos? De los impuestos que ustedes, yo y todos nosotros pagamos”, dijo Gutiérrez.

Explicó que la reforma no modifica la exoneración del Impuesto sobre la Renta, IR, a los proyectos financiados por la cooperación internacional o a las organizaciones sin fines de lucro.

“Se dejó absolutamente claro que nunca ha sido voluntad de este Gobierno gravar con impuestos las donaciones que vienen canalizadas a través de las iglesias y otras organizaciones religiosas”, añadió.

La reforma también deja libre de impuesto a los medicamentos, vacunas y sueros de consumo humano, prótesis y oxígeno para uso clínico.

El legislador explicó que la eliminación de exoneración del IVA al producto final de las Pequeñas y Medianas Empresas, Pymes, se debe a que si se mantenía este beneficio, toda la ropa importada de la región centroamericana también tendría que entrar libre de impuesto al país, y eso ocasionaría la desaparición de la micro, pequeña y mediana empresa nacional.

La normativa reformada, además, elimina de exoneración del IVA a los sectores de calzado y vestuario.

Los diputados de la bancada Partido Liberal Independiente, Bapli, votaron en contra de la reforma, aduciendo que provoca un mayor desequilibrio sobre las Pymes y los sectores medios de la población, e impone un sistema regresivo de recaudación.

"En Nicaragua hay alrededor de 250 mil Pequeñas y Medianas Empresas, Pymes, que aportan el 40% del PIB y generan más del 80% del empleo".