•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Las cúpulas del Partido Liberal Independiente, PLI, y Liberal Constitucionalista, PLC, concluirán este 2014 sin una reconciliación, según se desprende de las declaraciones que ayer brindó el presidente de la primera organización política, Eduardo Montealegre.

Consultado sobre el tema, Montealegre se limitó a decir, durante una despedida con autoridades municipales y departamentales del PLI en Managua, que su partido sigue trabajando en su organización y que cada vez se muestra más fuerte.

“Aquí están las estructuras de Managua y vamos a continuar trabajando con la gente. Aquí lo que se necesita es una unión de ciudadanos como se hizo con el tema de las cédulas. Cuando los ciudadanos se unieron con el tema de las cédulas logramos echar para atrás al Gobierno que estaba muy cerrado en que no iba a escuchar a la población”, señaló Montealegre.

En declaraciones anteriores, Montealegre aseguró que las pláticas de cúpulas no tienen cabida dentro del PLI, y que ellos mantendrían conversaciones con las bases del PLC aunque a los dirigentes del “partido rojo sin mancha les moleste”.

Llamado vigente

El PLI suspendió el pasado 21 de octubre las pláticas de unidad que mantenía oficialmente desde el 7 de agosto con el PLC.

Según dirigentes del PLC, la molestia del PLI fue porque el presidente honorario del PLC, Arnoldo Alemán Lacayo, junto a dirigentes de tres facciones del Partido Liberal Independiente, PLI, y la Alianza Liberal Nicaragüense, ALN, anunciaron una gran asamblea liberal” para abordar el tema de la unidad.

El vocero del PLC, Jorge Irías, dijo que su partido “siempre le hace un llamado al PLI, a la reflexión, para que se siente y entre a la mesa unitaria que muchas organizaciones estamos haciendo con mucho esfuerzo para la unidad”, dijo. Irías señaló que el PLC no ha tenido comunicación con el PLI de Eduardo Montealegre, “ni chiquita ni grande”.

Simpatías

La última encuesta de la firma M&R consultores, realizada entre el 10 y 23 de septiembre, reveló que un 77% califica como pésima la actuación de la oposición en Nicaragua.

El estudio arrojó además que un 7.1% de los encuestados señaló que simpatiza con los partidos de oposición, entre ellos el PLI y el PLC, y que un 56.4% simpatiza con el gobernante FSLN.

 

77 por ciento de la población califica como pésima la actuación de la oposición en Nicaragua.