•   Ciudad de Panamá, Panamá  |
  •  |
  •  |
  • AFP y EL PAIS

El presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, reafirmó este viernes que espera que todos los jefes de Estado del continente participen en la Cumbre de las Américas, la que se realizará en su país el 10 y 11 de abril.

En un informe de sus primeros seis meses de gestión ante el pleno de la Asamblea Nacional de Diputados (Congreso), el mandatario panameño resaltó los cambios en las relaciones exteriores de Panamá.

“Nuestro gobierno ha puesto la política exterior de diálogo, de paz y de facilitador de entendimiento a favor de la paz social, de la unidad y bienestar de todos los pueblos”, recalcó.

El mandatario recordó que, con base en esa nueva política exterior, logró restablecer las relaciones diplomáticas con Venezuela, rotas durante el gobierno de su predecesor Ricardo Martinelli.

Reunión con Maduro

Además anunció que en los próximos días, sin precisar fecha, se reunirá con su par venezolano Nicolás Maduro, para tratar la deuda que mantiene el país sudamericano con la Zona Libre de Colón (zona franca panameña).

Varela también resaltó la invitación que le hizo a Cuba para participar en la Cumbre de las Américas. Esta será presidida por un encuentro empresarial, de rectores de universidades, una cumbre de la sociedad civil y un encuentro de jóvenes.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, confirmó su asistencia a la cita y se espera también la presencia del cubano Raúl Castro.

Expectativas por Cuba

La Cumbre de las Américas, auspiciada por la Organización de Estados Americanos (OEA), es un foro creado por Estados Unidos en 1994 para discutir temas de interés continental y ha celebrado hasta la fecha seis ediciones sin la presencia de Cuba.

Si Castro acepta la invitación sería el primer encuentro con su homólogo estadounidense tras el anuncio, el 17 de diciembre, de negociaciones bilaterales para poner fin a más de medio siglo de enfrentamientos y normalizar las relaciones plenas entre EE.UU. y Cuba.

“Panamá se consolidará como punto de encuentro de pueblos hermanos y país de convergencia en la búsqueda del bien común de los habitantes del continente”, declaró el mandatario panameño.

Kerry llama a centrarse en los temas

PROPUESTA• Estados Unidos quiere que la Cumbre de las Américas que se celebrará en abril en Panamá, sea una cumbre centrada en contenidos y no en personalidades. Algo difícil, sin embargo la cita trienal podría constituir la primera vez que un presidente de Estados Unidos y uno de Cuba se sientan en la misma mesa de diálogo en más de medio siglo.

“Tenemos que ir más allá del eterno debate sobre la asistencia, de quién va, para centrarnos en los temas de fondo de la cumbre”, reclamó el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, en un reciente discurso centrado en la política de EE.UU. hacia América Latina para 2015.

Si fuera por Washington, señaló, la cita panameña se convertiría no en la cumbre del “quién” sino en la del “cómo”, para analizar de forma conjunta cómo se afrontan los no pocos desafíos que tiene la región y debatir una “agenda robusta de democracia y derechos humanos”.

Y si hay que hablar de invitados, que no sea al menos solo de los representantes del gobierno, apostilló. Según Kerry, EE.UU. quiere que Panamá sea una cumbre “incluyente”, eso significa que haya una participación “significativa y directa” no solamente de los líderes, sino también de la comunidad empresarial, defensores de derechos humanos y otras “voces creíbles” de la sociedad civil.

La de Panamá será la última Cumbre de las Américas a la que puede asistir como presidente Obama, quien ha participado en las dos últimas ediciones: Trinidad y Tobago, (2009) y Cartagena de Indias, Colombia, (2012). En esa última, los demás líderes de la región dejaron claro que la próxima reunión hemisférica debía contar ya con Cuba.