•  |
  •  |
  • END

La Alianza Liberal Nicaragüense, ALN, y el Movimiento Renovador Sandinista, MRS, expusieron ayer a la Organización de Estados Americanos, OEA, la gravedad de la crisis institucional que vive el país por la imposición de los Consejos del Poder Ciudadano, CPC, por parte del presidente Daniel Ortega.

“Expresamos nuestra preocupación por el rompimiento de la institucionalidad del país, la OEA nos expresó que están enterados de lo que ha ocurrido y le están dando seguimiento, y una vez consensuemos una carta que todos haremos llegar al secretario general de la OEA, se lo haremos saber”, señaló Eduardo Montealegre, Presidente de ALN, al término de dicha reunión.

Al encuentro con Pedro Vuskovic, representante de la OEA, asistieron Montealegre y los diputados María Eugenia Sequeira y Javier Vallejo, por la ALN, y el diputado suplente por el MRS, Hugo Torres. El PLC no asistió porque a esa misma hora tenían su reunión acostumbrada de los lunes con el ex presidente Arnoldo Alemán.

Torres: “Proyecto personal violenta orden constitucional”

Por su lado, el general Hugo Torres expresó que hay plenas coincidencias entre el MRS y ALN acerca del rompimiento del orden institucional.

“Recordemos que Nicaragua es signataria de la Carta Democrática de la OEA, por lo tanto, está obligada a respetar el orden institucional, y en este sentido estamos viendo que el presidente de la República, en aras de impulsar su proyecto político personal y familiar, está lesionando el orden institucional, está violentando el Estado de Derecho, está pasando por encima de la independencia de los Poderes del Estado, en este caso el Poder Legislativo”, expresó Torres.

El general aclaró que no pretenden que la OEA haga el trabajo político que les corresponde a ellos mismos o sustituya a los actores políticos nicaragüenses. “Creo que la situación en Nicaragua la deben resolver los nicaragüenses, pero creemos importante que un órgano continental conozca nuestro punto de vista, sepa nuestras preocupaciones y le tome el pulso al día a día”, agregó Torres.

Aunque dijeron no temer un fujimorazo, Torres advirtió que la vocación dictatorial de Ortega ha quedado en evidencia, pero esperan que prive la sensatez y la cordura, y que no arrastre al país a un escenario de mayor confrontación, en el que perderían todos los nicaragüenses.