elnuevodiario.com.ni
  •   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El influyente senador demócrata Robert Menéndez, de origen cubano, consideró ayer "muy difícil" que el nuevo Senado de mayoría republicana en Estados Unidos pueda confirmar a un embajador estadounidense en Cuba, como pretende el Gobierno de Barack Obama.

"Creo que sería muy difícil conseguir la confirmación de un embajador", dijo Menéndez, hasta ahora presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, a la cadena de televisión CNN.

El senador por Florida, muy crítico con las medidas para normalizar las relaciones con Cuba anunciadas a mediados de diciembre por Obama, opinó, en cambio, que la Administración sí podrá convertir "fácilmente" su sección de intereses en La Habana en una Embajada.

El mes pasado, el senador republicano de origen cubano Marco Rubio aseguró que el Gobierno "tendrá dificultades" para encontrar los votos necesarios para que el Legislativo apruebe fondos para una Embajada en La Habana y la designación de un embajador.

“Mal acuerdo”

Según Menéndez, la Casa Blanca cerró un "mal acuerdo" con La Habana, que no incluye "ninguna exigencia en materia de democracia y derechos humanos".

"No consiguieron absolutamente nada por rendirse en todo lo que el régimen de los Castro quería ver y por lo que había presionado", defendió el senador.

Menéndez también lamentó que el comité que él presidía no fuera informado de las conversaciones secretas que mantuvieron durante un año y medio las delegaciones de Estados Unidos y Cuba para impulsar una normalización de sus relaciones, tras más de medio siglo de enemistad.

Audiencias rigurosas

"Este no es un problema solo en el caso de Cuba, sino también en el de Irán, esta diplomacia secreta en la cual (...) no te dan respuestas claras sobre lo que está ocurriendo", indicó.

El senador republicano Bob Corker, que reemplazará a Menéndez al frente del Comité de Relaciones Exteriores en el nuevo Senado de mayoría republicana, prometió mantener "audiencias rigurosas" sobre Cuba antes de tomar ninguna decisión final, en declaraciones a la cadena Fox News.

Obama pidió también en diciembre al Congreso mantener un debate encaminado a la eliminación del embargo económico impuesto a Cuba en los años 60, que se reforzó en 1996 con la Ley Helms-Burton y que no puede ser levantado sin la aprobación del Legislativo.