Ary Pantoja
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |

Los partidos de oposición enfrentan un serio revés político en su intento por aprobar en el Parlamento nicaragüense una iniciativa de ley para anular los comicios municipales del pasado nueve de noviembre, alegando un “enorme fraude electoral”.

El presidente del partido Camino Cristiano Nicaragüense, CCN, y diputado Guillermo Osorno Molina, expresó su rotunda oposición a la aprobación de la iniciativa argumentando que el Poder Legislativo no tiene facultades constitucionales para cancelar las elecciones municipales.

Antes bien, presentó un pronunciamiento aprobado por la directiva de su partido, en el que llaman a un diálogo nacional para “corregir” la actual crisis institucional originada por los cuestionados resultados de los comicios del nueve de noviembre.

El ansiado voto 47

Osorno es uno de los aliados en el Parlamento del Partido Liberal Constitucionalista, PLC, principal impulsor de la iniciativa para anular las elecciones.  Con Osorno, el PLC se acercaba al ansiado voto 47 para lograr su objetivo, sin embargo, esto podría no ser posible ante la actitud del presidente del CCN.

El secretario político del partido CCN y asesor jurídico del PLC en el Poder Legislativo,  Oscar Carrión Orozco, mostró su total desacuerdo con Osorno y dijo que el dirigente debió apoyar con su voto la iniciativa liberal para luego convocar a nuevas elecciones municipales.

Informaciones aún no confirmadas, señalan que el diputado independiente, Mario Valle, también estaría dispuesto a no apoyar la mencionada ley que anularía las elecciones municipales.  

Ante esta situación el PLC y sus principales aliados de la Bancada Democrática Nicaragüense, encabezada por el ex candidato a alcalde de Managua, Eduardo Montealegre Rivas, estarían quedando sin la posibilidad de revertir los resultados electorales.