•  |
  •  |
  • AFP

El ex candidato opositor a la alcaldía de Managua, Eduardo Montealegre, aseguró en El Salvador que no va a descansar hasta que se anulen las recientes elecciones municipales en Nicaragua por el "descarado fraude" cometido.

"Yo no voy a aceptar el resultado de las elecciones y por lo tanto no voy a descansar para que esas elecciones sean anuladas, fue un robo, fue un descarado fraude el que se cometió", aseguró Montealegre en una entrevista en la radio 102.9 FM de San Salvador.

En los comicios del 9 de noviembre el gobernante Frente Sandinista obtuvo 105 de los 146 municipios en disputa, incluida Managua, 37 el Partido Liberal Constitucionalista, que apoyó a Montealegre, y cuatro la Alianza Liberal Nicaragüense.

Montealegre dijo que a fin de lograr que se anulen las elecciones municipales, está dispuesto a llevar su denuncia de fraude electoral a las Naciones Unidas o la Organización de Estados Americanos, o "adonde sea posible" con tal de que "se convoque a nuevas elecciones".

En el pasado reconoció victoria de Daniel Ortega

"Yo en el pasado reconocí con actas de votación en mano, y me dolió, el gane de Daniel Ortega en las elecciones presidenciales en donde yo también era candidato a la presidencia, pero ahora nuevamente con actas en mis manos no puedo ni debo aceptar los resultados que han sido robados", sostuvo Montealegre.

El ex candidato se encuentra en El Salvador como parte de su campaña de denuncia del presunto fraude electoral cometido en los comicios municipales de su país.

"Queremos que amigos centroamericanos nos apoyen y podamos a toda costa hacer que se llegue a respetar la voluntad popular de los nicaragüenses, no podemos dejar que el sandinismo haga una dictadura y que luego ande diciendo que promueve la democracia", insistió Montealegre.

La oposición liberal pretende que el Congreso anule los comicios, cuyos cuestionamientos han provocado recortes de ayuda internacional al gobierno izquierdista de Daniel Ortega.

El Congreso nicaragüense se encuentra paralizado tras las elecciones municipales, mientras liberales y sandinistas intentan asegurar una mayoría para impulsar una agenda acorde a sus intereses.