Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Uno de los opositores más acérrimos del presidente Daniel Ortega, el doctor Edmundo Jarquín Calderón, dijo ayer en su programa sabatino que el orteguismo no tiene la mayoría política como lo anuncia la propaganda oficial al hacer creer que ganaron 105 alcaldías, no sin antes atender el reclamo de la Iglesia, la cooperación internacional, partidos de oposición, sociedad civil y empresa privada de recontar las actas que según resultados paralelos al Consejo Supremo Electoral, revierten los emitidos a favor de la oposición.

“Por más que lo intente, Daniel Ortega no es mayoría política en el país”, expresa Jarquín al ilustrar que “a nadie, dentro y fuera del país, se le ocurre pensar que el orteguismo ganó las elecciones municipales del pasado nueve de noviembre; también porque es un intento, no un hecho consumado, ya que el mismo no es aceptado...”, expresa Jarquín.

Culpa por catástrofe
El dirigente de la alianza Movimiento Renovador Sandinista responsabilizó al gobierno por su “empeño de afirmarse y eternizarse en el poder, al margen de las reglas del juego democrático; está llevando al país a una catástrofe económica, de imprevisibles consecuencias sociales y políticas”.

Jarquín recordó que “los mismos funcionarios lo advierten y lo reconocen, categóricamente en privado, y un poco más sutilmente en público los más importantes funcionarios del área económica del gobierno, como el Presidente del Banco Central. Y lo mismo ha dicho el alcalde de Managua, Dionisio Marenco, uno de los políticos más populares y competentes”.

Edmundo Jarquín recordó que el gobierno de Ortega anunció una mega refinería pomposamente denominada “El Supremo Sueño de Bolívar”, que sería financiada por Venezuela, de la cual se puso la primera piedra, y ahora se anuncia, como era previsible, que no se pondrá la segunda.

Después, cuando Nicaragua reestableció relaciones con Irán, y empezaron a ir y venir misiones de cooperación, se dijo que ese país iba a construir un puerto de aguas profundas en Monkey Point, otro proyecto multimillonario, “pero hasta hoy nada nuevo se ha dicho”