Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

LEÓN
El Obispo de León, monseñor Bosco Vivas Robelo, exhortó ayer al gobierno y al Consejo Supremo Electoral (CSE) a rectificar los errores cometidos para garantizar el bienestar de nuestro país luego de lamentar el impacto producto de la decisión de Estados Unidos de suspender el programa de la Cuenta Reto del Milenio (CRM) en el Occidente del país, como consecuencia de las criticadas elecciones del pasado nueve de noviembre.

“Los gobernantes deberían tener una sensibilidad que les haga sentir que ellos se deben a su pueblo, y no a su orgullo y a su forma de pensar, más allá de mi gusto y de mi criterio tengo que ver por la mejoría de un pueblo: si hay que corregir actitudes, considero que eso no es una humillación, es de gente valiente corregir errores, y eso no deja a nadie mal parado”, señaló monseñor Vivas Robelo, refiriéndose a la congelación del programa CRM, en donde el gobierno y pueblo de Estados Unidos tenían previsto invertir 175 millones de dólares en un periodo de cinco años.

Agregó el religioso que cuando se comete una falla y se reconoce ese error, “se desarma a quienes nos critican”; esa persona no queda desacreditada como a veces se puede pensar, demuestra que tiene conciencia de deberse a los demás, añadió.

Ortega no abona en nada
A juicio de monseñor Vivas Robelo, las expresiones del presidente Daniel Ortega en menospreciar la ayuda solidaria de Estados Unidos o de cualquier otro país, no abonan en nada para garantizar el bienestar de Nicaragua.

“Cuando nos quitan una ayuda, y campantemente decimos que no importa o no interesa, estoy dando una muestra de que no me interesa el pueblo, no me interesa el bienestar de los demás; pero si yo oigo las críticas que se están vertiendo y después de una reflexión reconozco que me equivoqué, yo digo, no… el pueblo necesita que se le apoye, me equivoqué, y por lo tanto volvamos a comenzar”, enfatizó monseñor Vivas Robelo en declaraciones a un medio radial local.

No hay ninguna reconciliación
“Aquí no existe ninguna reconciliación porque estamos enfrentados, mucho se habla de reconciliación, pero la veo cada vez más lejana, porque se está fomentando más bien el odio y la violencia entre los nicaragüenses”, dijo el Obispo de León.

Según el miembro de la Conferencia Episcopal, los nicaragüenses “tenemos que sanar las heridas que hemos abierto nuevamente con actitudes violentas o prepotentes, y poner las bases de una paz duradera”.