•  |
  •  |
  • END

Las intenciones de un grupo de partidarios del gobierno de frustrar la marcha organizada por el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos y la Coordinadora Civil, para conmemorar el 60 aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos fue sólo eso, intenciones, pues a pesar de la agresión a pedradas y morterazos contra la marcha, ésta se realizó y fue todo un éxito.

Así lo dejó claro Bayardo Izabá, Director Ejecutivo del Cenidh, para quien la “celebración fue todo un éxito”. Izabá condenó la agresión de que fueron objeto de parte de los orteguistas, “usados por el gobierno como fuerzas de choque”.

El enfrentamiento entre ambos grupos que marcharon con el mismo objetivo, pero en actividades diferentes, comenzó cuando los orteguistas, que salieron de los semáforos del “Jonathan González”, llegaron a la Rotonda El Güegüense, donde estaban concentrándose los promotores de derechos humanos del Cenidh y pobladores convocados por organizaciones de la sociedad civil.


Orteguistas rompen cerco y atacan
La presencia de un fuerte contingente de la Policía Nacional, al mando del comisionado mayor Luis Barrantes, segundo jefe de Managua, dio cierta seguridad, pero al final la barrera policial no fue suficiente para impedir que los orteguistas rompieran el cerco y se enfrentaran verbalmente con quienes exigían la anulación de las votaciones y el respeto a los derechos humanos.

Pero después de los reclamos, insultos y uno que otro amago, llegaron los golpes, pedradas, punta pies, uno que otro puñetazo y hasta morterazos que obligaron a los participantes de la marcha cívica a huir con dirección sur hacia la Rotonda El Periodista.

Los orteguistas, que creyeron haber frustrado las intenciones de marchar, celebraron su acción ocupando la rotonda y enarbolando pancartas y banderas con siglas de organizaciones afines al gobierno.

Acción bochornosa
Bayardo Izabá, Director Ejecutivo del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, condenó la acción de los orteguistas y la calificó de bochornosa, mientras responsabilizaba de la agresión a pedradas al presidente Ortega. “El Presidente es el primero que debería respetar los derechos de los demás”, señaló.

Izabá rechazó el uso de vándalos para impedir la libre manifestación de los ciudadanos. “Para reprimir al pueblo el gobierno está utilizando a vándalos que son instrumentalizados a cambio de arroz y frijoles o porque son trabajadores públicos”, afirmó.

Anunció que la agresión que sufrieron los marchistas por los derechos humanos será denunciada ante la Organización de Estados Americanos y ante la misma Asamblea General de las Naciones Unidas, donde dijo no tener confianza de ser escuchados, pues es presidida por el orteguista Miguel D’Escoto.


Procurador justifica agresión
El procurador especial de Participación Ciudadana, Sixto Ulloa, quien encabezaba al grupo de orteguistas, defendió a sus seguidores alegando el derecho ciudadano a marchar. “Aquí hay derecho de movilización, organización y religión”, señaló el Procurador, quien justificó la agresión que sufrieron los marchistas pro derechos humanos, con el dicho popular de: “La niña llorona y la china que la pellizca”.

Ulloa reivindicó el esfuerzo del gobierno a favor de los derechos humanos y dijo que los programas gubernamentales como Hambre Cero, Calles para el Pueblo, y otros, cumplen con los 30 artículos de la Declaración Universal de Derechos Humanos adoptados por la ONU.

Según el Procurador Especial, ellos tenían autorización de la Policía para marchar por las calles, esto fue confirmado por el comisionado mayor Luis Barrantes, quien aseguró que ambos grupos tenían permiso, pero señaló que sus marchas tenían recorridos diferentes.


Critican a la Policía
La Policía Nacional nuevamente fue objeto de crítica de parte de los marchistas antigubernamentales, quienes aseguraron que los miembros de la institución policial tuvieron una actitud muy tolerante ante las provocaciones de los orteguistas.

“Es reprochable que no hayan garantizado la seguridad”, afirmó Marcos Carmona, Secretario Ejecutivo de la Comisión Permanente de Derechos Humanos y participante de la marcha. Carmona dijo que la Policía subestimó a los grupos de choque del gobierno, que sobrepasaron en números a las fuerzas policiales desplegadas para garantizar la seguridad.