• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |

Después de renunciar a la presidencia de las Asambleas de Dios, el pastor que aspira a ser presidente de Nicaragua, Saturnino Cerrato, reveló a El Nuevo Diario que se mantiene activo como ministro en su denominación religiosa y que vive de una liquidación que le dejó la renuncia a este cargo.

Cerrato dijo que su salario mensual por el cargo de presidente de las Asambleas de Dios era de C$30,000 mensuales y que al haber renunciado la organización religiosa decidió liquidarlo por sus 20 años de servicio con 11 salarios, que suman C$330,000.

Cargo de confianza

“Yo sigo siendo un ministro activo de las Asambleas de Dios, tengo tres congregaciones que estoy pastoreando y como tú sabes al dejar uno un puesto uno tiene derecho a su liquidación, y en el caso mío, pues a obtener un beneficio de cargo de confianza. En consecuencia, son 5 meses por 20 años de estar trabajando, más la Junta Directiva decidió que por mis años de servicio recibiera 6 meses adicionales, entonces prácticamente tengo para sostenerme 11 meses (de salario)”, explicó el pastor.

Nicaragua celebrará elecciones generales en noviembre de 2016.

Consultado sobre cómo financiará su precandidatura a la Presidencia, Cerrato explicó que su organización “Partido Nueva Alianza Cristiana” tiene 13 directivos, quienes están dispuestos a apoyar su campaña.

“La gente que estamos involucradas en esto, todos estamos aportando para la marcha financiera de este proyecto”, señaló el religioso, quien hizo oficial su candidatura a la Presidencia esta semana en un hotel de Managua.

Mencionó que sin haber iniciado de lleno su campaña, de cara a los comicios de 2016, tiene un 20% de preferencia entre la población nicaragüense.

“Por lo que yo he oído, porque no he tenido tiempo de leerlo, una encuesta ha dicho que sin haberme lanzado, hay un 20 por ciento de preferencia de la gente por mí, y se está hablando de la población en general, entonces si eso es así ya se puede ver que hay aceptación en el proyecto”, sostuvo.

Estructuras

Cerrato agregó que está formando estructuras en todos los municipios del país, a través de asambleas territoriales, pero sin la supervisión de algún funcionario de la Dirección de Atención a Partidos Políticos del Consejo Supremo Electoral (CSE), pues esperará hasta que este poder del Estado se pronuncie sobre la solicitud de personalidad jurídica que introdujeron desde diciembre de 2013.

Señaló que mantiene conversaciones con varias organizaciones, como el Partido Liberal Independiente y con disidentes del Partido Liberal Constitucionalista.

Señaló que le gustaría que los partidos de oposición se unieran en una gran alianza y formaran una gran coalición, como la Unión Nacional Opositora, que ganó las elecciones en 1990.