•   Managua  |
  •  |
  •  |

Según la especialista en género de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), María José Chamorro, hay en Nicaragua avances en términos de igualdad de género en el sector laboral, pero se puede crecer más.

Mencionó como ejemplo la vigencia de una mejor legislación promotora de igualdad y defensa de las mujeres. “El problema es que es un avance formal hasta ahora, el reto es materializarlo en el mundo laboral. Se puede hacer más”, dijo Chamorro, durante un Foro de Prácticas de Género de las Relaciones Laborales que se realizó en la Asamblea Nacional, donde participaron representantes de varios sectores.

“Las mujeres siguen en trabajos relacionados con tareas tradicionales, como la cocina, costura, entre otras, además continúan con menores salarios que los hombres, estos son algunos aspectos que se tienen que cambiar”, afirmó Chamorro.

Señaló por otro lado que las mujeres siguen teniendo mayores tasas de desempleo y subempleo que los hombres en América Latina, pese a que en la mayoría de países de la región tienen los mismos niveles de formación y de educación e incluso “más altas que los hombres”.

Educación

La secretaria ejecutiva del Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep, Lucy Valenti, reconoció que en el país hay una política de género, pero esta podría dar más frutos. “Yo creo que todo lleva un proceso y este tiene que tomar tiempo”.

En tanto, el diputado y presidente de la Comisión de Asuntos Laborales y Gremiales, Alberto Lacayo, manifestó que se debe seguir insistiendo en la educación de las mujeres para que recuperen los derechos que la sociedad les ha quitado. “La idea del Foro es ver como continuamente se mejoran las condiciones laborales de las mujeres, la parte de igualdad de género”, dijo.

El año pasado, por tercer año consecutivo Nicaragua continuó siendo el país de América que más ha avanzado en términos de igualdad ante los hombres, según el Índice Mundial de Igualdad de Género que elabora el Foro Económico Mundial, FEM.

De acuerdo con el listado, Nicaragua ocupa el sexto puesto mundial –al subir del décimo en el que estaba ubicado el año pasado- y está por detrás de los países nórdicos.