Hatzel Montez Rugama
  •   Managua  |
  •  |
  •  |

El Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep, sostuvo ayer que una Ley de Seguridad Privada, que está bajo consultas en la Asamblea Nacional, ayudará a reducir la informalidad en este sector cuando entre en vigor.

“La formalidad es un buen negocio para Nicaragua, entre más trabajadores estén formales habrá más tributos para el país”, dijo ayer Freddy Blandón, asesor legal del Cosep.

La Comisión de La Paz, Defensa, Gobernación y Derechos Humanos en la Asamblea Nacional continuó ayer con las consultas de la iniciativa de ley.

Según Blandón, el proyecto de ley incluye beneficios a empresarios y trabajadores.

“Los trabajadores serían favorecidos, pues recibirían su seguro social y capacitaciones constantes”, indicó.

En Nicaragua existen aproximadamente 160 empresas de seguridad privada, las cuales emplean a 21,000 guardas de seguridad que laboran en turnos rotativos.

Blandón comentó que durante la consulta se dejó claro que la ley regulará la actividad o el servicio de las empresas, pero no su estructura administrativa.

OPORTUNIDADES

Por su parte, el diputado Javier Vallejo, de la Bancada Partido Liberal Independiente, Bapli, explicó que durante la reunión se especificó que tanto la pequeña, mediana y gran empresa deben tener la misma oportunidad de ofertar sus servicios de seguridad privada de manera profesional.

“No podés exigirle determinado capital a una empresa más allá de lo que sus socios aporten u obligarlos a cerrar empresas con años funcionando, esto debe estudiarse mucho”, expresó Vallejo.

En tanto, Filiberto Rodríguez, diputado por la bancada del Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN, expuso que las quejas que han recibido hasta el momento provienen de las medianas y pequeñas empresas, debido a que supuestamente los requisitos de la ley sobrepasan las capacidades económicas de las mismas.