Ary Pantoja
  •  |
  •  |
  • END

El denominado “Bloque contra la Dictadura” en el Parlamento podría llegar a su fin tan pronto como se conformó, debido a supuestas negociaciones secretas entre los dirigentes de la Alianza Liberal Nicaragüense, ALN, el Partido Liberal Constitucionalista, PLC, y el FSLN con el fin de conseguir la amnistía para Eduardo Montealegre y Arnoldo Alemán, respectivamente, según denuncia del presidente y diputado del Movimiento Renovador Sandinista, MRS, Enrique Sáenz Navarrete.

Según Sáenz, simultáneamente la ALN y el PLC negocian por separado con el Frente Sandinista, lo que a su juicio se convertiría en un “combo de leyes” para beneficiar a los tres partidos, y cuyos resultados vaticinó para enero próximo.

La amnistía general, la extensión de la Ley Marco para mantener suspensas las reformas constitucionales de 2005 y, por ende, conservar las facultades presidenciales de Daniel Ortega, así como la elección y repartición de ochos magistrados de la Corte Suprema de Justicia, CSJ, y la no aprobación del proyecto de presupuesto del próximo año para que entre en vigencia la propuesta que el gobierno envió a la Asamblea Nacional, serían parte del “combo” denunciado por Sáenz.

A cambio, el FSLN no sólo daría la amnistía a Montealegre y a Alemán, sino también le garantizaría a Montealegre conservar la presidencia y representación legal de su partido, que actualmente se encuentra en litigo en el Consejo Supremo Electoral, CSE, por reclamo de Eliseo Núñez Hernández.

Todo está cocinado

Para Sáenz, los reclamos por la institucionalidad de sus colegas liberales no son más que un teatro legislativo, pues ya todo se está negociando a otros niveles. Para el dirigente del MRS, los legisladores liberales ni siquiera están interesados en sesionar o clausurar la legislatura.

La denuncia de Sáenz está en concordancia con las declaraciones del diputado de ALN, Eliseo Núñez Hernández, quien acusó al presidente de su partido, Eduardo Montealegre, de negociar en secreto con el presidente Ortega, a fin de conservar el partido.

A su vez, Montealegre acusó a Núñez Hernández, de negociar con el PLC y el FSLN para quitarle el partido a través de una posible resolución de los magistrados del Poder Electoral.

Las acusaciones y contraacusaciones provocaron la ausencia de Núñez Hernández en el hemiciclo para hacer quórum en el Parlamento y lograr una sesión para aprobar las iniciativas de amnistía, la interpretación auténtica de la Ley de Amparo y la aprobación de un decreto legislativo para anular una resolución de la Sala Constitucional de la Corte Suprema.

Núñez Hernández aseguró que el “pacto” entre Montealegre y Ortega quedó al descubierto en la reunión de junta directiva de ayer en la mañana cuando, ante una propuesta del tercer secretario del Parlamento, Javier Vallejo, el presidente René Núñez Téllez le reclamó que no estaba cumpliendo con lo acordado.

Al ser cuestionado sobre el supuesto pacto, Montealegre respondió: “El que las usa, se las imagina”. Montealegre dijo que es Núñez quien le quiere quitar el partido y, por ello, recurrió ante el CSE.

Puntos de vista distintos en el MRS

Mientras el diputado y presidente del MRS, Enrique Sáenz, sugirió un rompimiento con el bloque contra la dictadura si los liberales insisten en aprobar una amnistía que legalice al corrupción, el jefe de la bancada, Víctor Hugo Tinoco, señaló que una amnistía para Arnoldo Alemán y Eduardo Montealegre, no tiene por qué afectar un proyecto que únicamente pretende poner freno a los desmanes del presidente Daniel Ortega.

Sáenz considera que la institucionalidad no se puede defender a costa de la impunidad, en referencia a la posibilidad de una amnistía que deje en libertad a Alemán, condenado a 20 años de prisión por varios delitos vinculados con actos de corrupción.

Tinoco justificó que el MRS no tiene los votos suficientes para oponerse a una amnistía, pero que ello no puede poner en riesgo la unidad de las fuerzas opositoras en el Parlamento.

A diferencia de Sáenz, Tinoco no cree que la iniciativa de amnistía debilite la cohesión del “bloque contra la dictadura”.

Por su parte, el diputado independiente, Mario Valle, se negó a votar a favor de cualquier iniciativa que no conozca y mucho menos si se trata de una ilegalidad con el fin de anular otra ilegalidad, en clara referencia al decreto legislativo que pretenden aprobar sus colegas liberales para dejar sin efecto la resolución de la Sala Constitucional en contra de la Ley 630.