• |
  • |
  • END

Las 41 entrevistas dominicales que ofreció la Sección Política durante 2008 estuvieron signadas por las advertencias o predicciones que en muchos casos ocurrieron. Otros se equivocaron.

El mismo 2 de enero, cuando la pólvora navideña dejaba sus estela de luces y sonidos, el analista político, doctor Alejandro Serrano Caldera, estimaba que 2008 “despuntará en política el 10 de enero, y que sería sumamente delicado, porque se introduce el elemento de las elecciones municipales”.

Pero el 30 de marzo, el Obispo, monseñor Bernardo Hombach, hizo una advertencia de antología. “La tendencia (en las elecciones) es que se busca a personas blandas, manipulables, personas que tal vez tienen cola” para ser candidatos.

Los tambores de guerra en el PLC sonaron desde el 6 enero, cuando Eduardo Montealegre afirma: “Definitivamente, soy un fuerte contrincante de Arnoldo Alemán”. Así, al comenzar 2008, el presidente de ALN es el primer blanco de las presiones políticas del gobierno.

Seguidamente, el 13 de enero, Enrique Quiñónez resuena con sus respuestas, causando revuelo. Dice que él es como los jugadores de póquer, “paga por ver”, una frase que parece confirmar una personalidad fría, nada confiada y de temperamento colérico, el mismo que tantas veces se le ha visto desatar. Deja claro que la gente se equivoca cuando lo creen el villano político, simplemente, afirma que no coincide con el modelo “cría fama y acuéstate a dormir”. Meses después, se convertiría en la fórmula edilicia de Eduardo Montealegre para aspirar a la alcaldía de Managua.

Disidencia del FSLN a la carga
Pero también, en el FSLN, su disidencia suena duro. El 20 de enero, Víctor Hugo Tinoco, conocido en la guerrilla del norte de Nicaragua como “Ulises”, ex miembro de la Dirección Nacional del FSLN, primer vicepresidente del Movimiento Renovador Sandinista, cuya alianza con otras fuerzas ni siquiera piensa en un acercamiento con el FSLN, “porque sus dirigentes hacen política corrupta y son quienes junto a Arnoldo Alemán han mantenido un pacto en Nicaragua”

El 3 febrero, END entrevista a William Rodríguez, dirigente de un nuevo movimiento social, expulsado de las filas del FSLN a raíz de la crisis familiar de Daniel Ortega en marzo de 1998, y hasta acusado junto a otros de sus compañeros de ser agente de la CIA. Rodríguez dijo que su organización nace de la historia de abandono y de exclusión por la que pasan muchos organismos sociales, cuyos dirigentes asumen el compromiso de activarlos para seguir defendiendo banderas populares.

Comienza guerra contra cooperación
Desde el propio enero, el gobierno enderezó sus baterías contra cooperación financiera de organismos y agencias del gobierno de Estados Unidos a la sociedad civil.

EL NUEVO DIARIO entrevistó a Paul Bonicelli, Administrador Adjunto para América Latina y el Caribe de la Agencia Internacional para el Desarrollo, Usaid, en tiempos cuando se observaba un cambio de actitud del gobierno a raíz de la visita al país de John Danilovich, Director Ejecutivo de la Cuenta Reto del Milenio.

Este programa fue considerado como la vuelta de vista que ha hecho el gobierno de Estados Unidos a una región olvidada del mundo.

Sin embargo, las desconfianzas del gobierno con la ayuda que llega a las ONG se profundizaba, más cuando se trata de financiar programas dirigidos a participación ciudadana, democracia y elecciones.

Candidaturas y pugnas
Del lado del PLC, END entrevistó el 10 de febrero a Jamileth Bonilla, ex secretaria de Organización del PLC, ex Ministra de Acción Social, en ocasión de aspirar a la alcaldía de Managua, aunque algunos consideran que es una simple maniobra para terminar de desunir a la Alianza Liberal Nicaragüense, ALN, y perjudicar el liderazgo de Eduardo Montealegre.

Pero el 17 de febrero, en el FSLN se vislumbra una tercia fuerte entre Evert Cárcamo y Alexis Argüello por la candidatura a la Alcaldía de Managua. Argüello siempre fue el ungido del matrimonio presidencial. Cárcamo tenía que competir contra un autoproclamado ungido, contra el que le sostiene el micrófono al “Hombre” y lo acompaña sonriente en las sesiones nocturnas. No por eso está cabizbajo: “Yo me he ganado la candidatura”, aseguraba, pero al instante entristece: “Seré siempre disciplinado, aceptaré lo que diga el partido”.

Comienza cuenta regresiva del fraude
A partir del 2 de marzo comienza el declive institucional del Consejo Supremo Electoral, cuando su presidente, Roberto Rivas, defiende a capa y espada el calendario electoral 2008, señalando como “mera percepción” el hecho de considerarlo una “camisa de fuerza” para los partidos políticos participantes en la contienda.

En ese momento se consideraba que el Consejo Supremo Electoral, CSE, había creado un ambiente de incertidumbre política luego de ratificar un calendario que puso a los partidos políticos entre la espada y la pared; y luego arrebató a Eduardo Montealegre la única tabla de salvación que representaba la Alianza Liberal Nicaragüense, ALN, lanzándolo a los brazos de su mayor adversario: Arnoldo Alemán Lacayo.

Después de ambas disposiciones, los representantes de los 19 partidos políticos existentes --incluyendo tres regionales de la Costa Caribe--, aceleraron la actualización de sus estructuras partidarias, a fin de evitar el mínimo resquicio de ilegalidad que pusiera en riesgo sus personalidades jurídicas y, por ende, su participación en los comicios municipales de noviembre próximo.

La postergación de las elecciones en el Caribe
Con la postergación de las elecciones en tres municipios del Caribe Norte, la diputada Mónica Baltodano --del Movimiento Renovador Sandinista, MRS--, declara el 13 de abril que el gobierno busca ganar dos cosas: crear un precedente que en un futuro beneficie las ansias de reelección del presidente Daniel Ortega, y favorecer a su aliado, el partido indígena Yatama. Para explicar el propósito de esta jugada del gobierno, Baltodano recurre a un toque de billar: “Tiene un efecto carambola”.

Las reformas
En una entrevista publicada el 20 de abril, el doctor Rafael Solís Cerda, Vicepresidente de la Corte Suprema de Justicia y uno de los interlocutores más caracterizados del pacto, reveló que durante el año, las reformas constitucionales se convertirán en la prioridad del presidente Daniel Ortega, a fin de conseguir su objetivo de cambiar el sistema de gobierno y convertirse, quizás de forma permanente, en un primer ministro con poderes y facultades superiores a la de un presidente electo como lo hizo Vladimir Putin en Rusia.

Una de las bancadas parlamentarias más controversiales en 2008, fue la de la Alianza Liberal Nicaragüense, ALN. El 4 de mayo, en entrevista con Carlos García, dijo que pretendían constituirse en la cabeza de la oposición. Al final del año esa bancada quedó reducida a seis diputados.

La cooperación venezolana
La cooperación venezolana fue un tema recurrente durante 2008, por sus características de secretividad e impacto en el perfil populista del presidente Daniel Ortega. Así, el 27 de abril, el diputado José Pallais, uno de los parlamentarios con más independencia respecto a Arnoldo Alemán dentro del PLC, considera que el gobierno del FSLN ha intentado privatizar la cooperación venezolana.

Pallais afirmó que los sandinistas intentarían ratificar el Acuerdo Energético del Alba para que se reconozca como deuda pública todo lo que genera el negocio del petróleo y que es administrado por la vía de Alba-Caruna. El 8 de junio, el analista de temas de seguridad, Javier Meléndez declara que Ortega sin Venezuela se queda sin proyecto político, pero con reales. “Se le cae el muñeco, le quitás la plataforma estratégica sobre la que se basa su proyecto de largo plazo”, consideró Meléndez

Puñalada a la democracia
El 11 de mayo, el ministro de Relaciones Exteriores de Nicaragua, Samuel Santos, dijo en una entrevista concedida a la BBC que su país cuenta con amplio apoyo regional e internacional a su candidatura para presidir la 63 Asamblea General de las Naciones Unidas y al final lo logró lo que constituye para este gobierno, un logro importante.

Ya para junio, el escenario para las elecciones municipales tenía una complicación mayúscula: habían borrado del mapa político a los partidos Conservador de Nicaragua y alianza del Movimiento Renovador Sandinista.

El 1 de junio, el coordinador de esa alianza, Edmundo Jarquín, declaró que se trata de la mayor puñalada que la democracia nicaragüense haya recibido en los últimos tiempos.

El 22 de junio, Dora María Téllez habla después de una huelga de hambre de 12 días para afirmar que “el pueblo está exacerbado”, al dar a conocer un nuevo movimiento social pacífico, y recuerda los errores de “un presidente del bochinche, que se hace el baboso sobre la cooperación de Venezuela”. Antes advierte: “Al MRS no le interesan los votos, sino convencer a todo el pueblo a luchar contra el pacto y la corrupción”.

El 29 de junio, el Rector de la Universidad Americana, UAM, doctor Ernesto Medina, opina que en Nicaragua “hay un menosprecio a la inteligencia”, y propone un diálogo para acercar posiciones y enrumbar el destino del país.

Así el rumbo de Nicaragua, el 6 de julio, el economista independiente Adolfo Acevedo asevera que “el control político sobre la Fiscalía y la Contraloría genera desconfianza”

En este mismo sentido, el 3 de agosto, la doctora Vilma Núñez de Escorcia afirma que Nicaragua ha retrocedido en el respeto a los derechos humanos y que las instituciones están siendo vulnerables para afirmar que “Granera (Aminta) está amordazada y el Ejército manoseado”.

Malos presagios
Como previendo el fraude electoral que se avecinaba, el 17 de agosto, el presidente del Consejo Supremo Electoral, declaró que “las críticas le resbalan”, ante las críticas de un fraude masivo. El panorama estaba marcado por traslado de votantes de un municipio a otro, renuncias de candidatos de un partido para pasarse a otro, cancelación de la personalidad jurídica de dos partidos políticos, cerrando los espacios de participación.

En consonancia con esta situación, el 24 de agosto la Carta Pastoral de los obispos despertó muchas opiniones, porque algunos mensajes fueron muy precisos, particularmente con el Consejo Supremo Electoral en el contexto de las justas municipales. “En la urna cada quien es libre de hacer lo que quiera”, opinó el Arzobispo de Managua, monseñor Leopoldo Brenes.