•  |
  •  |
  • END

El dirigente sindical del Frente Nacional de Trabajadores y diputado FSLN, Gustavo Porras, culpó a la derecha de no facilitar la discusión en la Asamblea Nacional para aumentos a los trabajadores de salud y educación en el Presupuesto General de la República.

El actual diputado y funcionario de gobierno atribuyó la responsabilidad de que no se discuta un aumento salarial para los médicos y maestros a que “el ridículo grupo contra la dictadura entorpece con sus escándalos y manipulación interna”.

“No somos nosotros quienes estamos impidiendo la discusión (del Presupuesto) si pudiéramos quitarle a Montealegre los realitos de su partida para pagarle los Ceni y darle a los trabajadores ya lo hubiéramos hecho”, dijo Porras al negar cualquier responsabilidad de la bancada sandinista en el atraso por la discusión del Presupuesto General de la República.

Porras dijo que está claro que a la derecha no le interesa poner en agenda temas de interés social, más bien, se preocupan por la aprobación de la Ley General de Amnistía; propuesta que el diputado condenó en nombre del Frente Nacional de Trabajadores.

La amnistía

Como “inaceptable” calificó el líder sindicalista la moción que diputados liberales y de ALN han hecho, para según ellos, dar seguridad a los perseguidos políticos de este gobierno, sin embargo, en la visión de Porras la aprobación de esta ley sería un beneficio directo en primer lugar a favor de Arnoldo Alemán, esto a pesar de que el vocero del PLC, Leonel Teller, denunció las intenciones del Frente Sandinista para enviar al ex presidente y actual reo a la cárcel otra vez.

Entre los “premiados” con la amnistía también estarían el ex ministro de Transporte e Infraestructura, Pedro Solórzano, el propio Eduardo Montealegre y el ex presidente Enrique Bolaños. “Los que se las tiraban de limpios o pulcros, eso es lo que querían, amnistía”, dijo con voz fuerte el diputado Porras.

Clima no afecta con el FMI

De igual manera, el secretario ejecutivo del Conpes, dijo que a pesar de que los legisladores aún no discuten el Presupuesto, y que el clima político en el país no es el mejor, no peligra el programa con el Fondo Monetario Internacional.

“En lo absoluto no repercute, habría repercusiones serias si se modificara de forma irresponsable, pero el Fondo Monetario Internacional no está siguiendo los pleitos políticos internos”, concluyó Porras.