•   Chile  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El ministro secretario privado para Políticas Públicas de Nicaragua, Paul Oquist, presentó ayer en la sede de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), de Santiago, los detalles del Canal Interoceánico que prevé construir su país, y dijo que HKND se comprometió a movilizar los US$50 mil millones que se requieren para la obra.

Las obras del Gran Canal Interoceánico, cuya inversión se estima entre 40,000 y 50,000 millones de dólares, están a cargo de la firma china HKND Group, que recibió una concesión del gobierno nicaragüense por 50 años, tanto para desarrollar el proyecto como para operar posteriormente el Canal.

Junto con la realización de esta obra, se considera también la instalación de dos puertos, un aeropuerto, dos esclusas, un lago artificial, carreteras, zona de libre comercio, un complejo turístico y fábricas de acero y cemento.

Financiación
Sin embargo, aún no existe claridad sobre el mecanismo que empleará HKND para configurar el paquete de financiación.

“Es una pregunta para HKND”, dijo Oquist al ser consultado al respecto.

“Son ellos los que se comprometieron a movilizar al menos unos 40,000 millones de dólares, eso puede venir de muchas diferentes fuentes.

Son ellos los que están movilizando los recursos, no nosotros”, puntualizó.

La cifra no es menor y es una de las dudas que se ciernen sobre la viabilidad de la iniciativa.

Oquist lo reconoce y reflexiona que hace falta no solo voluntad política sino también recursos para llevar a cabo este proyecto.

Lo garantiza
Pero el gobierno nicaragüense está apostando por él, toda vez que considera que es el camino para que Nicaragua “salga de la pobreza” y logre la “independencia económica”, enfatizó Oquist.

De hecho, la sola inversión del proyecto representa más de cuatro veces el PIB de Nicaragua, calculado en 12,000 millones de dólares, y se estima que durante su construcción dará empleo a 50,000 personas.

Otra incógnita es la fecha en que podría estar operativo el Canal, cuyos estudios de factibilidad aún no han concluido.

“En cuanto nos entreguen los estudios de factibilidad nosotros tenemos que asimilarlos y aceptarlos. También tenemos que tener comprado el ciento por ciento de la propiedad sobre la ruta del Canal”, dijo Oquist.

“Cuando se junten esas dos condiciones comenzará la construcción del Canal propiamente tal. Y las primeras obras a licitar van a ser el  dragado, la excavación y el movimiento de tierra, que son los elementos más críticos”, explicó.

De todas formas, el ministro se mostró confiado en lograr la meta que se ha propuesto de concluir las obras en un plazo razonable, para lo que se ha habilitado una “ventanilla única” que proporcionará todos los permisos de construcción o medioambientales.