•   Guatemala  |
  •  |
  •  |
  • La Nación

La vicepresidenta de Guatemala, Roxana Baldetti, fue objeto ayer de un pedido de dimisión por parte de la cúpula empresarial del país al tiempo que el Supremo autorizó al Congreso a que evalúe si se le retira la inmunidad, por un escándalo de corrupción que la involucra.

La Corte Suprema de Justicia resolvió este miércoles dar trámite a una denuncia por corrupción contra Baldetti, por lo que ahora el Congreso deberá evaluar si retira la inmunidad a la alta funcionaria.

Baldetti está envuelta en un escándalo de corrupción destapado el pasado abril, debido a que quien para entonces era su secretario privado, Juan Carlos Monzón, es señalado de liderar una red de defraudación aduanera desarticulada en la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT).

El presidente del Supremo, José Baquiax, dijo en una rueda de prensa que fue “unánime” la decisión de dar trámite al antejuicio o despojo de la inmunidad de la vicepresidenta, y que el Congreso deberá crear una comisión para determinar si hay pruebas para levantar la inmunidad a la vicepresidenta.

Cacif se pronuncia
“Existen suficientes argumentos de sospecha” en contra de Baldetti, declaró el presidente del Supremo, al argumentar la decisión adoptada por los 13 magistrados del organismo.

También este miércoles, el poderoso Comité de Asociaciones Comerciales, Industriales y Financieras (Cacif) de Guatemala se unió a la presión popular para que Baldetti renuncie al cargo por la corruptela destapada en la SAT.

En un pronunciamiento público, la cúpula de la Cacif, liderada por su presidente, Jorge Briz, dijo que ante el rechazo social derivado por la “crisis política sin precedentes” que vive el país, Baldetti debe de dimitir “lo antes posible”.

Aclaró que el empresariado pide la dimisión de la vicepresidenta porque se ha señalado que Monzón, prófugo de la justicia y con orden internacional de captura, es el supuesto líder de la red criminal desarticulada en la SAT y bautizada “La Línea”.

Medidas de presión
Monzón acompañaba a Baldetti en una visita a Seúl, cuando se registraron las primeras 21 detenciones por el caso, y la vicepresidenta dijo que le había llamado para destituirlo como su secretario y para aconsejarle que se presentara ante la justicia de Guatemala a dar explicaciones.

Consultado por Acan-Efe, Briz manifestó que no dan ningún plazo para la dimisión, y que el empresariado espera que la vicepresidenta “recapacite y presente su renuncia en el menor tiempo posible”.

Tampoco descartó que la cúpula empresarial vaya a convocar a un paro nacional como medida de presión para lograr la salida de Baldetti del Gobierno.

La renuncia de Baldetti “sería un precedente claro y contundente para todos los políticos que, en el marco de las elecciones generales” del próximo 6 de septiembre, “aspiran a ejercer cargos públicos”, reafirmó el empresario.

Sectores unidos
El Cacif exhortó al presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, a “ejercer un liderazgo responsable”, y a la Cigig y al Ministerio Público (MP) a profundizar las investigaciones y que se procese a los empresarios que resulten implicados.

El escándalo de corrupción ha unido a diversos sectores del país, convocados a través de las redes sociales, que en concentraciones frente a la antigua sede del Gobierno y ahora dependencia gubernamental, el Palacio Nacional de la Cultura, han exigido la renuncia de Baldetti y también la de Pérez Molina.

La Presidencia, a través del vocero oficial, Jorge Ortega, subrayó este miércoles a Acan-Efe que el ente respeta estas solicitudes de renuncia porque Guatemala vive “en una democracia”.

Ortega recordó que Baldetti fue elegida “popularmente”, en las urnas, y la ley “protege” a los altos funcionarios electos mediante el voto de “estas peticiones” de renuncia, “porque en el poder se sufre un desgaste habitual”, agregó el portavoz oficial.