•  |
  •  |
  • END

Guatemala / EFE

Centroamérica, sin Panamá, suscribió ayer en Guatemala un acuerdo que permitirá dar entidad legal a la voluntad política reiterada de los países del istmo de convertirse en un área única de comercio libre, par de la Unión Europea (UE), con la que buscan un acuerdo de asociación.

Los presidentes de Guatemala, Óscar Berger; Honduras, Manuel Zelaya; El Salvador, Elías Antonio Saca; Nicaragua, Daniel Ortega, y de Costa Rica, Oscar Arias; suscribieron como testigos de honor el convenio que compromete las medidas jurídicas necesarias para unificar la legislación de la región.

Salvo sorpresas, se esperaba que Panamá mantuviera la postura de “observador” que ha mantenido en anteriores reuniones, incluida la primera ronda de negociaciones con la UE, celebrada en octubre en San José de Costa Rica.

Panamá, que forma parte del Sistema de Integración Centroamericana (SICA), no es parte de su brazo económico, el Sieca, y no ha ratificado el Protocolo de Guatemala, firmado en 1993, en el que se sienta la iniciativa de integración comercial, económica, aduanera y fiscal que solicita la UE para tratar a la reunión como una contraparte negociadora unificada.

El viceministro de Economía de Guatemala, Enrique Lacs, dijo a EFE que “Centroamérica considera a Panamá como parte de la familia”, y señaló que ese país “ajusta su agenda para incorporarse a nuestro proceso”.


La reacción de Panamá
Por su parte, la delegación negociadora de Panamá considera que el país, con la economía más abierta de la región, “sacrifica mucho” en el proceso de integración y espera algún tipo de “compensación” por el esfuerzo.

Panamá, puerto natural de entrada de los productos procedentes de Europa, recibe el 40 por ciento de las importaciones del área desde esa región y mantiene los aranceles más bajos de Centroamérica.

Fuentes del equipo negociador panameño dijeron a EFE que, en este momento, “se evalúan todas las posibilidades”.


Unión Europea a la espera
La Unión Europea, por su parte, ha declarado en repetidas ocasiones que considera a Panamá como parte de la región y que espera que asista a las reuniones, aún como observador, y se una al proceso “a su propio ritmo”.

Costa Rica, el país más reticente a la integración, que no es parte del Parlamento Centroamericano (Parlacén) y que llegó a denunciar “presiones” de la UE para “acelerar” la unificación comercial regional, firmó el documento.

El mismo presidente Arias, antes de llegar a Guatemala, declaró que el “acuerdo marco es un requisito y vamos a firmarlo”.

El Convenio Marco para el Establecimiento de la Unión Aduanera Centroamericana, firmado por los ministros del sector y por los presidentes, deberá ser enviado a los congresos de sus respectivos países para su ratificación.

Si es aprobado, contempla un proceso de tres etapas: facilitación del comercio, convergencia normativa y fortalecimiento de la institucionalidad.

Este paso, definido por los representantes de la región como “vital” para el desarrollo económico del área, “agilizará e incrementará el comercio intrarregional” y responde al comportamiento de “bloque” que ya se identifica en el crecimiento sostenido de las exportaciones de la región desde 1980, de 1,229 millones de dólares a 5,100 millones en 2007.

La Cancillería de Guatemala, país anfitrión del encuentro, informó que, durante las reuniones preparatorias de la cumbre, entre las que se incluyó la del Consejo de Ministros de Integración Económica Centroamericana (Comieco), se aprobó el Código Aduanero Centroamericano y su reglamento.

La XXXI cumbre de presidentes del SICA, que se celebra en el recién inaugurado aeropuerto La Aurora, de Guatemala, terminará con una declaración política conjunta y una rueda de prensa.