•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los diputados tienen previsto aprobar hoy el proyecto de Ley de Pensión Reducida por Vejez que beneficiará a unos 31,250 ancianos y que obligará al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) a desembolsar unos US$35 millones anuales.

La iniciativa establece que el monto de la pensión reducida por vejez "será determinado proporcionalmente, de acuerdo a las semanas cotizadas, por el consejo directivo del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social".

El presidente de la Unión Nacional del Adulto Mayor (UAM), Porfirio García, dijo que esperan un reajuste a los montos que en la actualidad reciben mediante al Decreto presidencial 28-2013.

"Esperamos que se aumenten estos montos, pues somos 31,250 los adultos mayores beneficiados. Los montos económicos los empezaremos a negociar con el INSS este miércoles; no quisimos fijarlos antes porque quedaríamos ‘amarrados’ y nuestro objetivo es que cada año negociemos una variación", precisó García.

El presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), José Adán Aguerri, declaró en abril pasado que este año las pensiones reducidas podrían llegar a las 35,000.

Los montos

Según el Decreto presidencial 28-2013, que está en vigor y sería sustituido con la ley que hoy se discutirá y aprobará, los adultos mayores que gozan de pensión reducida reciben C$1,200 mensuales si cotizaron entre 250 y 400 semanas; la suma sube a C$2,000 si cotizaron entre 451 y 600 semanas; y llega a los C$2,800 si cotizaron entre 601 y 749 semanas.

El tercer secretario de la Asamblea Nacional, el liberal Wilfredo Navarro, explicó que será el propio INSS quien establecerá los montos de las pensiones reducidas, una vez que "finalicen un estudio técnico".

Cuando la iniciativa de ley llegó a la Asamblea Nacional, el asesor en asuntos económicos de la Presidencia, Bayardo Arce, indicó que para el INSS la medida representará US$35 millones, por lo que pidió a los diputados "analizar" el tema. El año pasado el INSS llegó a los 710,000 cotizantes, pero terminó con un déficit de C$887 millones.

Liberales cuestionan

Por su parte, el diputado por la Bancada Partido Liberal Independiente (Bapli), Armando Herrera, sostuvo que el proyecto de ley no cumplió con el debido proceso de consulta porque se le "aplicó un trámite rápido" y no se tomó en cuenta a los liberales. 

"Se cambió el espíritu de la ley porque no se definió los montos. Esto no puede darse, pues significa que no estamos realizando el debido proceso de la formación de las leyes", afirmó Herrera.

Navarro, sin embargo, rebatió a Herrera y externó que el proyecto pasó por la Junta Directiva, “luego se consultó tres veces en la Comisión de Salud y Seguridad Social, y por parte de los liberales firmaron los diputados Hugo Barquero y Armando Herrera. No veo en qué no se les tomó en cuenta".

En efecto, un informe del proceso de consulta y dictamen de esta iniciativa señala que los diputados Elman Urbina, Hugo Barquero y José Armando Herrera emitieron un voto razonado, llamando a que las pensiones reducidas sean “proporcionales y se aumenten cada vez que aumenta el salario mínimo del sector industrial y que sea concordante con la inflación, el deslizamiento y no sujeto a ningún candado de tipo económico”.

Los votos

El gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) tiene más de 60 votos en la Asamblea Nacional, los suficientes para aprobar la ley.

En tanto, el jefe de la Bapli, Wilber López, sostuvo que respaldarán la iniciativa, aunque afirmó: “No vemos correcto que se condicionen los montos de las pensiones”.