•   Ciudad de Guatemala  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

Cadenas por la Libertad, la Fundación Denuncia Guatemala y la Asociación de Enfermos Renales de Guatemala presentaron ayer acciones penales contra el presidente del país, Otto Pérez Molina, por supuesta vinculación con el caso de corrupción en la adjudicación de un millonario contrato del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS), desarticulado el pasado 20 de mayo.

Los grupos civiles acudieron este domingo al juzgado de paz de Turno para presentar dichas solicitudes, según informaron medios locales.
La acción tiene como objetivo que se investigue al mandatario por su responsabilidad en el caso vinculado al tratamiento de enfermos con insuficiencia renal.

El Ministerio Público (MP) también investiga por esta causa la muerte de siete personas con insuficiencia renal desde enero hasta la fecha, que supuestamente habrían sido víctimas del mal servicio de Pisa, según dos denuncias de la Procuraduría de los Derechos Humanos.
Los fiscales del MP y la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig) divulgaron como evidencia en contra de los detenidos algunas grabaciones de escuchas telefónicas.

El escándalo de corrupción en el Seguro Social es el segundo que descubre el MP y la Cicig después de desarticular el pasado 16 de abril Uniciga supuesta red de contrabando y defraudación aduanera que provocó la renuncia de la vicepresidenta Roxana Baldetti.

Al grito de “¡Qué renuncien!”, miles de guatemaltecos volvieron a manifestarse el sábado en la capital del país en contra del presidente y la corrupción entre los funcionarios públicos.

El clamor fue unísono y contundente: “Basta ya de corrupciones, dimitan”.

Los manifestantes se congregaron frente al Palacio Nacional de la Cultura, una de las dependencias del Gobierno, convocados en redes sociales por diversas organizaciones.

“Otto ladrón, te vas a ir pavón”, “Otto Pérez Guatemala no te quiere” o “Renuncie ya”, fueron algunas de las consignas que los millares de personas gritaron sin cesar.

La renuncia de Pérez Molina ha sido exigida por diversas organizaciones y representantes de la sociedad civil guatemalteca, que se han expresado en multitudinarias manifestaciones, pero el mandatario ha asegurado, en diversas ocasiones, que cumplirá su período constitucional que culmina el 14 de enero de 2016.

El país centroamericano tendrá elecciones generales en septiembre próximo.

  • 45 días cumplió ya el primero de los dos escándalos de corrupción destapados en Guatemala.