•  |
  •  |
  • END

OCOTAL, NUEVA SEGOVIA
Con algunos detalles agridulces de su experiencia vivida al frente de la Alcaldía, el alcalde Marciano Berríos Sevilla invocó a Dios en varios momentos de su alocución en su despedida, el último sábado. Berríos agradeció al creador principalmente por haberles permitido llegar vivos a la fecha, tanto a él como a la vicealcaldesa, Jilma Rodríguez, y a los concejales.

Dijo que el cargo le permitió conocer a sus verdaderos amigos y enemigos, aunque no mencionó a qué sector pertenecen. Se sabe son miembros de su propio partido, el FSLN, desde donde sólo esperaba “críticas revolucionarias” y no ataques como se les profiere a los adversarios, y fue lo que sufrió, indicó en un cabildo para presentar el presupuesto 2009.

“Una frase lacerante tal vez para quienes han tenido determinado concepto sobre quien les habla. (…). Con un desempeño bastante accidentado en los primeros meses o años, donde mis propios hermanos apostaron que no íbamos a dar la talla de distintas formas”, espetó.

Se refería al lento arranque de su gestión edilicia, abonado por las sucesivas renuncias de técnicos claves, motivadas por las “gordas” indemnizaciones de hasta 100 mil córdobas –según Berríos Sevilla--, además de una cartera vacía de proyectos.

Intentaron defenestrarlo
El alcalde no ha hecho alusión directa sobre los subterfugios legalistas que influyentes de su partido intentaron armar para destituirle del cargo. El propio presidente de la República, Daniel Ortega, le vino a desordenar la ciudad, con la orientación de retornar el mercado municipal al centro histórico, volviendo el caos vehicular y peatonal en las vías.

El edil también calificó de ladrones y depredadores a algunos empresarios de la arena, locales y extra departamentales. Sin referirse a nombres, dijo que éstos se lucraron en diez años con al menos 30 millones de córdobas, dinero que le pertenecía a la municipalidad para obras sociales.

Finanzas sanas y fortalecidas
La administración rojinegra manejó una masa líquida de 124 millones 428 mil 75 córdobas, lo cual representa un hito económico en el municipio.

Se le aplaude el éxito en la recaudación de impuestos, que al año 2004 llegaban a un poco más de 6 millones, mientras que a 2008 se incrementaron en 165 por ciento para marcar los 16 millones, lo que refleja un per cápita tributario por habitante de 400 córdobas. El municipio de 40 mil habitantes se ubicó en la categoría ‘B’, en el segundo nivel después de Managua.

Las inversiones más fuertes ocurrieron en adoquinado de unos 6 kilómetros de calles, además de encunetados, andenes, revestimiento de cauces e instalación de cajas puentes para hacer más segura y transitable la ciudad; construcción de un estadio de béisbol, catalogado como el mejor de Las Segovias y mejoras en campos de fútbol y del polideportivo.

Cuatro barrios beneficiarios cofinanciaron obras de mitigación aportando en los 4 años, 2 millones 223 mil 453 córdobas con 73 centavos, que administraron los comunitarios.

El presupuesto de Ocotal para 2009, por la suma de 29 millones 980 mil 450 córdobas, de los que 16 millones 553 mil 106 provendrán de las recaudaciones tributarias y tasas por servicios. El restante, de 13 millones 427 mil 44 córdobas, será de transferencias que por ley deberá enterar el Ministerio de Hacienda y Crédito Público.