•  |
  •  |
  • END

Ante los “abusos a la Constitución” por parte del Presidente Daniel Ortega, los diputados de la oposición deberían tomar en consideración la posibilidad del cierre de la Asamblea Nacional. Ésta es la principal reflexión política que hizo ayer el secretario nacional y diputado del Partido Liberal Constitucionalista, PLC, Francisco Aguirre Sacasa en sólo el arranque del año 2009.

“No lo hemos hecho, pero podría ser una opción a analizar”, respondió Aguirre Sacasa al consultarle sobre la posibilidad de cerrar el Parlamento, considerando las acciones del Presidente de la República, Daniel Ortega, de emitir decretos contrarios a la Constitución Política.

Además, Aguirre aconsejó al mandatario nicaragüense cambiar su relación con la oposición interna y demostrar que “gobierna para todos los nicaragüenses”, y no de manera sectaria.

“El gobierno debería abandonar sus acciones hostiles hacia la democracia interna y buscar un acercamiento a la oposición, lo cual conllevaría a un respeto a la Constitución y no intentar en todo el año 2009 alterar esa Constitución”, dijo Aguirre Sacasa.

Con estas palabras, el legislador liberal advirtió que este año no conviene reformar la Carta Magna, tal como lo pretende el mandatario nicaragüense. “Aunque este gobierno logre la votación necesaria (56 votos) para modificar la Constitución, eso lo único que haría es cerrarle las puertas de ayuda e inversión extranjera a ese país”, indicó.

Para Aguirre Sacasa, las reformas constitucionales “serían el golpe de gracia a Nicaragua y para la poca credibilidad que le queda al gobierno”.

Verdadera reconciliación
Por otra parte, Aguirre exhortó al presidente Ortega a convertir en hechos sus palabras de “unidad, paz y reconciliación”, principales ejes de su campaña electoral en el año 2006.

A juicio de Aguirre, uno de los principales errores del Presidente Ortega al cerrar 2008 fue el distanciamiento con la oposición, principalmente con el PLC. Según el diputado liberal, los operadores políticos del Frente Sandinista y del PLC no intercambian opiniones desde noviembre pasado.

“Si el gobierno busca ese acercamiento e invita a la oposición a trabajar constructivamente para encontrar finalmente ese acuerdo tan satanizado, pero tan importante para Nicaragua, podríamos amortiguar un poco la situación que se nos viene este año”, expresó.

Para Aguirre, el mandatario nicaragüense “está a tiempo de rectificar” y enrrumbar a Nicaragua por el camino correcto, principalmente en el tema de la gobernabilidad y la institucionalidad que, insistió, pasa por el respeto a la Constitución.

“El 2009 es el año bisagra para el presidente Ortega en donde puede llevar a su gobierno y a Nicaragua al fracaso o cambiar de rumbo y buscar un gobierno de consenso”, advirtió Aguirre.

Diálogo es imperativo
El dirigente del PLC enfatizó en la necesidad de un diálogo amplio que incluya los aspectos económicos, pero también los políticos y, entre estos, la revisión de los resultados de los comicios municipales del pasado nueve de noviembre.

En la parte política, Aguirre hizo hincapié en la necesidad de que el Frente Sandinista reconozca el acuerdo verbal de hace dos años, según el cual, a un diputado del PLC le corresponde presidir la Junta Directiva de la Asamblea Nacional a partir del próximo nueve de enero.

Ante el rechazo del Frente Sandinista de tal acuerdo, Aguirre recordó el principio jurídico que reza pacta sun servanda, (Los pactos son para cumplirlos). “Si uno quiere tener credibilidad y llegar a un acuerdo de gobernabilidad por los intereses de la nación y no con intereses mezquinos, lo primero que hay que crear es confianza”, señaló.

A juicio del diputado liberal, si no se logra el consenso requerido y el presidente Ortega insiste en gobernar por decreto por encima de la Constitución, le mejor sería cerrar definitivamente el Parlamento, algo que podrían analizar las bancadas opositoras.

Directiva sin “humo blanco”
A cinco días para elegir la nueva Junta Directiva del Parlamento, el diputado liberal Francisco Aguirre Sacasa aún abriga la esperanza “de que el gobierno reflexionará y se dará cuenta de que es necesario un consenso para resolver la crisis legislativa”.

Aguirre no cree que los actuales aspirantes liberales a la presidencia de la directiva, Wilfredo Navarro Moreira y Eliseo Núñez Hernández deban continuar enfocándose en conseguir el voto 47, y por tanto insiste en un candidato de consenso entre todas las bancadas, incluyendo al mismo Frente Sandinista.

“Lo que se necesita es un enfoque más amplio que eso, donde se busque a un candidato para encabezar la Asamblea Nacional que cuente con un respaldo más amplio, pero que se respete el acuerdo de alternabilidad”, insistió.

Por otra parte, aunque reconoce a René Núñez Téllez como “el mejor presidente del Parlamento”, Aguirre no ve con buenos ojos la reelección de su colega, a quien asegura le guarda un profundo cariño.

“El problema (de la reelección de René Núñez) es la tendencia hacia el establecimiento de una dictadura en cámara lenta y ¿cuál es el único poder del Estado que hasta el momento no controla el Frente Sandinista? La Asamblea Nacional”, explicó.

Según Aguirre, el próximo presidente del Parlamento debe ser un representante de la oposición, pero que cuente con la aceptación del gobierno para mantener relaciones de respeto entre el Poder Ejecutivo y el Legislativo, “de manera que trabajen armónicamente y de manera constructiva”.