•  |
  •  |
  • AFP

El primero en celebrar la decisión de la Corte Suprema de Justicia, CSJ, es el ex presidente nicaragüense Arnoldo Alemán celebra . "Le doy gracias a Dios" por esta noticia, expresó el ex mandatario (1997-2002), en un comunicado firmado por su familia, luego de que la Corte le revocara una condena de 20 años de prisión dictada en 2003 por seis delitos de corrupción.

Alemán, líder del Partido Liberal Constitucionalista, PLC, el mayor partido opositor, manifestó que el fallo puso fin a su condición de "rehén político" del gobernante Frente Sandinista (FSLN), aunque la justicia lo había condenado dos años antes de que el presidente Daniel Ortega asumiera el poder.

"Agradezco a Dios y la Virgen que después de siete años de retardación de justicia, humillación, atropellos y violación a mis derechos humanos como rehén político del FSLN, finalmente se hiciera justicia", expresó Alemán, pese a las versiones de que su liberación fue parte de un acuerdo político secreto entre él y Ortega.

Congreso vuelve a funcionar
"Agradezco profundamente a mi partido que nunca nos abandonó ni a mí ni a mi familia, gracias a todos, y cada uno de mis queridos correligionarios" añadió el ex presidente, de 63 años, quien en la práctica estaba en libertad, pues cumplía su condena en su casa y con total libertad de movimiento.

A cambio del sobreseimiento, Alemán habría accedido a apoyar iniciativas legales del sandinismo en el Congreso, que volvería a funcionar tras dos meses de parálisis por la disputa tras los cuestionados comicios municipales de noviembre, según dirigentes opositores. La acusación contra el ex mandatario fue promovida por el ex presidente Enrique Bolaños (2002-2007), también liberal pero adversario de Alemán, que valoró los daños al erario en casi 100 millones de dólares.