•  |
  •  |
  • END

“Un trato entre mafiosos”. Así calificó la elección de la nueva Junta Directiva del Parlamento y el coincidente sobreseimiento de Arnoldo Alemán por parte de la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia, CSJ, la diputada del Movimiento Renovador Sandinista, MRS, Mónica Baltodano.

“Por dicha a nosotros (diputados del MRS) no nos pueden calificar de camaleones (políticos)”, expresó Baltodano, durante su intervención en el plenario de la Asamblea Nacional, en alusión a las acusaciones del diputado del Partido Liberal Constitucionalista, PLC, Freddy Tórrez Montes.

Para Baltodano, la elección de la Junta Directiva parlamentaria es una puñalada al sandinismo y al liberalismo; además, representa una reafirmación del pacto entre el presidente de la República, Daniel Ortega, y el presidente honorario del PLC, Arnoldo Alemán Lacayo, “para alternarse eternamente en el poder”.

Entierro del PLC
La elección de la directiva parlamentaria abrió nuevas fisuras en el PLC. Prueba de ello fueron las duras palabras del diputado Carlos Noguera Pastora, quien ayer despotricó contra su propio partido e, incluso, lo llevó a enfrentarse verbalmente con su correligionario Freddy Tórrez Montes.

A juicio de Noguera -–quien además votó en contra de la directiva--, esta elección representa el “entierro del PLC”. A Noguera se le mencionó como posible candidato a la presidencia de la Asamblea Nacional, y sus palabras ayer en el plenario conllevaron la respuesta de su compañero de bancada, Freddy Tórrez Montes, quien le reclamó anteponer intereses personales a los del partido y de la nación.

Noguera, junto a Carlos Gadea Avilés y Allan Rivera, abandonó ayer al mediodía una reunión de bancada en la sede del PLC, ubicado en el barrio 3-80. Los legisladores se levantaron molestos luego de conocer la decisión del partido de negociar la libertad de Arnoldo Alemán a cambio de entregar la presidencia del Poder Legislativo al Frente Sandinista.

Las críticas del diputado del PLC Freddy Tórrez alcanzaron a sus colegas de la Bancada Democrática Nicaragüense, BDN, de quienes dijo: “Se creen ángeles y arcángeles que acostumbran ver con desdén a las personas que no son de su color o que sudan mucho”.

“Se quitaron la careta”
Por su parte, el diputado Enrique Quiñónez Tuckler también arremetió contra sus correligionarios del PLC, aunque desde inicios de 2008 se ha plegado a las decisiones de la Bancada Democrática Nicaragüense, BDN, encabezada por su hoy amigo Eduardo Montealegre Rivas.

Para Quiñónez, los diputados del PLC que votaron por la Junta Directiva en combo, “se quitaron la careta para pactar abiertamente con el enemigo político”, es decir, el Frente Sandinista.

La diputada Jamileth Bonilla Madrigal parece que finalmente tiene un pie en el PLC, pues ayer no solo respaldó con su voto y su discurso la negociación de este partido con el FSLN, sino que además criticó la falta de visión política y de capacidad de sus correligionarios de la Bancada Democrática.

Al igual que Freddy Tórrez, Jamileth Bonilla dijo que no es momento de lamentarse por haber entregado la presidencia a René Núñez y al FSLN, en alusión a las palabras de la jefa de bancada de la BDN, María Eugenia Sequeira.

Precisamente, para Sequeira la nueva directiva parlamentaria representa una “palada de tierra a la democracia y a la institucionalidad del país”. La Bancada Democrática quedó sin ninguna representación en la nueva directiva.