•  |
  •  |
  • END

Minutos después de que el magistrado Sergio Cuarezma terminó de leer la sentencia de libertad de José Arnoldo Alemán Lacayo, una onda expansiva de reacciones de indignación, lamento y desconcierto se desató entre connotados intelectuales, analistas, defensores de los derechos humanos y ex funcionarios públicos, que esperaban que este evento jamás ocurriera.

“Trágico”, “vergonzoso”, “asqueroso”, fueron algunos de los calificativos recogidos por EL NUEVO DIARIO en la búsqueda de opiniones.

Para el doctor Carlos Tünnerman Bernheim, este viernes 16 de enero de 2009 será recordado en las páginas de la historia de Nicaragua como el día en que “la degradación política del país llegó a sus niveles más bajos, en que la degradación política ha tocado fondo”.

Ortega por encima del país
“Quedó claro que por el interés de una persona (el presidente Daniel Ortega) se sacrifica el interés de un país”, lamentó. “Ahora el Estado de Derecho se transforma en una ficción. Aquí todo está sujeto a la voluntad del presidente Ortega”, expresó.

El ex procurador Alberto Novoa Espinoza, quien se encargó de colectar todas las pruebas de la corrupción del ex presidente Alemán, resumió su estupefacción con estas frases: “Esto es un pecado contra el cielo, un pecado contra la humanidad, es un acto de lesa humanidad”.

Novoa reiteró que en las bóvedas del Banco Central, quedaron por lo menos unas 13 mil 500 filminas como registro de los cheques con los cuales Alemán se sirvió del erario para sustraer unos 80 millones de dólares. “La llamada donación Taiwan, nunca existió”, afirmó.

Un pecado
contra el cielo
Y comentó indignado: “El que le roba a un rico, comente un delito, pero el que roba a un pobre, como el pueblo de Nicaragua, comete doble delito, un pecado contra el cielo”.

Para el jurista Alberto Saborío, lo de ayer fue una “tragedia” que confirma el apoyo del PLC para la instauración de la dictadura de la familia Ortega-Murillo.

“El pacto abrió las puertas para que Ortega accediera al poder, tiene el control de la Asamblea Nacional, y esas son secuelas de ese pacto”, sostuvo.

“Lo lamentable es el arreglo, la negociación y la entrega de Nicaragua a un dictador”, consideró.

Un insulto a la inteligencia
La presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, Vilma Núñez, también indignada, dijo que la libertad de Arnoldo Alemán es un insulto a la inteligencia de los nicaragüenses.

“Indigna el irrespeto a la institucionalidad del país, Arnoldo Alemán jugó todas sus cartas, las limpias y las sucias, quedó demostrado que tenemos una administración de justicia títere de las ambiciones de Arnoldo Alemán”, agregó.

“Le han echado una palada de tierra al pueblo de Nicaragua, a la institucionalidad y a todo lo que significa leyes”, agregó.

Consagración de la sinvergüenzada
Por su parte, Dora María Téllez afirmó que la liberación del ex presidente es “la consagración de la sinvergüenzada y el saqueo a Nicaragua”.

Además calificó el hecho como “asqueroso”. “Daniel Ortega y Arnoldo Alemán representan la corrupción y la impunidad en Nicaragua”, sostuvo.