•  |
  •  |
  • END

Las cumbias “arrancamontes” en la casa de campaña del PLC vencieron el intenso calor durante la celebración de los liberales al obtener la victoria con más de 13 mil votos. Mientras, el Frente Sandinista de Liberación Nacional obtuvo más de nueve mil e hizo un llamado a la reflexión sobre los resultados, y al igual que sus adversarios, hasta el final del escrutinio llamaron a la no violencia.

Los llamados dieron resultados, y aparte de unos cuantos incidentes fácilmente superados, el traslado de material, el escrutinio de los resultados y la celebración del ganador se dieron en un ambiente pacífico.

De acuerdo con el Centro de Derechos Humanos y Autonómicos, Cedehca, el proceso en el municipio de Siuna se desarrolló con normalidad, a excepción de algunas irregularidades como boletas marcadas que no lograron alterar el proceso, pues fueron cambiadas en el momento indicado.


Las boletas manchadas
Pese a ello, Reyna Flores, delegada del Cedehca en Siuna, consideró que este tipo de hechos si bien no logran alterar resultados, sí crean suspicacia, que se pudo agigantar con la tensión que tenían los siuneños por los señalamientos de un posible fraude, y la desconfianza en que algo no estaba funcionando. Estos hechos ocurrieron en cuatro Juntas Receptoras de Votos en el sector urbano y rural.

Pese a ello, Flores considera que los habitantes de Siuna supieron analizar los vaticinios de violencia y la experiencia que se vivió en el Pacífico para las elecciones municipales en noviembre de 2008.

“Creo que los ciudadanos están aprendiendo a saber hacer su elección, supieron entender el mensaje del Pacífico y a la vez medir las consecuencias de una manera silenciosa”, afirmó Flores.


Abstención en casco urbano
Por otra parte, la abstención característica en elecciones municipales tuvo su mayor expresión en el casco urbano, donde el Cedehca la calcula en un 40 por ciento.

Por el contrario, en la zona rural, donde está el mayor número de juntas, hubo desborde de votantes reflejado en el cambio de la tendencia del voto al empezar a contabilizar las juntas del campo, con JRV de entre 250 y 300 votos válidos, que representan una participación del 60 por ciento, pero ante la falta de depuración del padrón ese porcentaje de participación evidentemente es mayor.

Para Flores, la abstención en el casco urbano es una forma de protestar ante los dos partidos mayoritarios por crear la sensación de que serían unas elecciones violentas.

“Al no manifestarse mi voto y no estar comprometido evito un choque entre ambos. Entonces, el ciudadano consideró que mejor no se definía, y al quedarse en casa no había manera de que hubiese violencia.

Otra visión de las causas
Pero Beyanira Agüero, delegada en Siuna del Instituto para el Desarrollo y la Democracia, Ipade, la baja participación en el casco urbano es un reflejo de la desmotivación que las fuerzas políticas causaron en la población, además de la tradicional abstención en la ciudad.

La participación del campo, según Flores, siempre es mayúscula, de hecho, hay personas que viajan un día antes para estar de primero el día de la votación. “Creo que hay una cultura participativa en las comunidades, se apropian de su voto y están dispuestas a defenderlo”, señaló Flores.


Julián Gaitán reelecto
El candidato ganador, Julián Gaitán, repetirá en la alcaldía luego de gobernar en el período de 2000 a 2004. Según Flores, la experiencia de Gaitán influyó en el resultado, pues de alguna manera ya estaba en la memoria de la gente que fue el primer alcalde que inició obras de progreso en Siuna.

“Tienen que ver mucho sus antecedentes, él ha hecho un buen trabajo desde el sector vulnerable que es el campo, lo que también pudo motivar la participación en ese sector.

Hasta las 11 y media de la noche del pasado domingo, la suma de votos estuvo reñida, los liberales tardaron en cambiar sus rostros tensos, mientras en la casa sandinista había mucho ánimo al saber que ganaban en juntas que antes perdían.


Llegó “el monte”

“Falta el monte”, dijo esperanzado un joven con su camisa sudada y sus botas de hule llenas de lodo, en una banca de la alcaldía donde funcionó el Centro de Cómputo de los liberales. Tenía razón, seis horas después el PLC ganaba con una ventaja de 4 mil 19 votos. Datos del Consejo Supremo Electoral dan 13 mil 719 votos al PLC, con el 57 por ciento, y 9 mil 700 al FSLN, con el 41 por ciento.