Ary Pantoja
  •  |
  •  |
  • END

No se puede negar la eficiencia del vocero del Partido Liberal Constitucionalista, PLC, Leonel Téller Sánchez, por intentar ocultar las negociaciones entre Arnoldo Alemán Lacayo y el Presidente de la República y secretario general del Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN, Daniel Ortega Saavedra.

Ocho comunicados en tres meses emitió la secretaría de prensa del PLC, en un afán por desmentir las publicaciones de EL NUEVO DIARIO, y por ocultar lo que a todas luces resultó cierto: la reelección del presidente de la Junta Directiva de la Asamblea Nacional, René Núñez Téllez, a cambio de la libertad de Alemán, mediante una sentencia de sobreseimiento definitivo por parte de los magistrados de la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia, CSJ.

Además, se vislumbra que la entrega del Parlamento al orteguismo es parte de las negociaciones que culminarán con las reformas constitucionales para darle al presidente Ortega la oportunidad de reelegirse indefinidamente en el cargo.


Paso a paso
El 30 de octubre de 2008, a través de un comunicado, el secretario de prensa del PLC señala que “es falso que existan negociaciones con el Frente Sandinista para cambiar el sistema político de Nicaragua y darle la reelección inmediata a Daniel Ortega… Cualquier otra cosa que se diga es falsa”.

Mediante un comunicado emitido el 21 de diciembre de 2008, en solo el primer párrafo, “el Partido Liberal Constitucionalista, PLC, niega categóricamente y rechaza, una vez más, que esté negociando con el FSLN como lo asevera El Nuevo Diario en el artículo titulado “Sesión extraordinaria ya tiene forma”. Efectivamente, lo que negociaban era la conformación de la Junta Directiva.

El 23 de diciembre, un nuevo comunicado del PLC informa que el jefe de bancada Maximino Rodríguez Martínez; el secretario nacional del partido, Francisco Aguirre Sacasa; y el diputado Carlos Noguera Pastora, declinan sus candidaturas para la presidencia del Parlamento, y, una vez más, el partido niega cualquier negociación con el FSLN para la conformación de la Junta Directiva.

“El PLC hace del conocimiento que las negociaciones y los acuerdos logrados hasta la fecha con las diferentes bancadas parlamentarias son del conocimiento pleno de las bancadas Democrática Nicaragüense, BDN, Alianza Liberal Nicaragüense ALN; Movimiento Renovador Sandinista MRS, y diputados independientes que no desean que el oficialista FSLN tome el control de la Asamblea Nacional”, señalan en ese comunicado.


Evidentes roces
La elección de la Junta Directiva el pasado 16 de enero, también confirma lo que EL NUEVO DIARIO siempre publicó, y es que sí existió una fuerte división entre las bancadas opositoras, y dentro del mismo PLC, en torno a la integración de la Junta Directiva, algo que también insistió en negar el oficioso secretario de prensa.

“El PLC niega categóricamente que exista división o crisis en el partido. Es normal que en un período de negociaciones para conformar una junta directiva de la Asamblea Nacional controlada por la oposición democrática, surjan posiciones fuertes de dirigentes importantes dentro del liberalismo”, se leía en el comunicado emitido el 28 de diciembre.

Sin embargo, esas discrepancias quedaron evidenciadas el propio día de la elección de la Junta Directiva, luego que cuatro diputados del PLC votaron en contra.

El 30 de diciembre, el PLC admite diferencias internas por “ambiciones personales” y que no cuenta con los votos suficientes para elegir a la Junta Directiva a menos que negocie con el FSLN.

“El PLC hace del conocimiento que el objetivo único en el proceso de negociaciones para la conformación de la nueva Junta Directiva de la Asamblea Nacional es que la Asamblea Legislativa quede bajo el control de la oposición democrática... Para lograr dicho objetivo se necesita de una verdadera y genuina unidad de la familia liberal y democrática, que esté por encima de las diferencias o ambiciones personales”, se lee en el comunicado correspondiente.

Todavía en enero
En el comunicado del 8 de enero de 2009, el vocero del PLC escribió: “El PLC con sus 25 diputados y la BDN con sus 15 diputados estamos firmes del lado de la continuidad democrática; los nicaragüenses pueden ponerle sello y estar tranquilos. Esperamos que nuestros correligionarios liberales de la Alianza Liberal Nicaragüense, ALN, sellen con el PLC y la BDN el pacto que Nicaragua necesita con la democracia”.

Tres días antes de la elección, el martes 13 de enero, los jefes de bancada del PLC, Maximino Rodríguez; de la Bancada Democrática Nicaragüense, María Eugenia Sequeira, y del Movimiento Renovador Sandinista, MRS, Víctor Hugo Tinoco, admiten públicamente que tendrán que negociar con el FSLN la conformación de la Junta Directiva.