•  |
  •  |
  • END

Por segunda ocasión, el Embajador de Estados Unidos, Robert Callahan, advirtió ayer que si los problemas que ha ocasionado el fraude electoral no se resuelven, su gobierno podría “revalorar” la ayuda financiera a Nicaragua. El diplomático señaló que “el futuro económico de Nicaragua depende en gran medida de la solución al problema de las elecciones municipales”.

Para Callahan, la reanudación del trabajo en la Asamblea Nacional, “no resuelve el problema” ocasionado por las irregulares elecciones municipales del pasado nueve de noviembre, que ocasionaron una parálisis en el Poder Legislativo. Pese al señalamiento, el diplomático insistió en que corresponde a los nicaragüenses encontrar una solución al tema electoral.


Nicaragüenses deben resolver su problema
El embajador norteamericano expresó que la posición de su gobierno en torno a la ayuda financiera, es similar a la del resto de países cooperantes, en el sentido de que si no hay una solución satisfactoria al problema de las elecciones municipales, la asistencia económica a Nicaragua se podría suspender indefinidamente.

“Hay serios problemas con los resultados de las elecciones municipales, hay serias dudas sobre el proceso de conteo de los votos, y espero que los nicaragüenses puedan resolver este problema; el gobierno (de Nicaragua) tiene que hacerlo, porque si el problema no es resuelto, nosotros vamos a revalorar nuestra ayuda económica hacia Nicaragua; y no sólo nosotros, sino también otros países donantes”, enfatizó.


Ortega “se verá en problemas con Obama…”

Por otra parte, al comentar el discurso del presidente estadounidense, Barack Hussein Obama, y vincularlo con Nicaragua, Callahan señaló que si el gobierno del presidente Daniel Ortega no respeta principios y valores fundamentales como la democracia y los derechos humanos, “se verá en serios problemas” con la nueva Administración norteamericana.

“El presidente Obama mencionó que es importante un gobierno eficaz y honesto, y que los países que están gobernados por gobiernos honestos y eficaces van a ser nuestros amigos, y aquellos que no respetan la democracia y los derechos fundamentales, van a tener problemas con los Estados Unidos”, expresó Callahan.

Según el diplomático, el presidente Obama podría “tender una mano abierta” a Nicaragua, siempre que su homólogo, Daniel Ortega, demuestre respeto por la democracia y los derechos humanos.

“Obama hablaba de la necesidad de protegernos de las amenazas, pero al mismo tiempo decía que había que hacerlo no solamente a través de la fuerza, sino también a través de los valores que compartimos con los países democráticos”, señaló.


Alemán sigue sin visa
Respecto al sobreseimiento del ex presidente Arnoldo Alemán mediante sentencia de la Corte Suprema de Justicia, CSJ, Callahan prefirió no opinar “sobre asuntos internos” de Nicaragua, sin embargo, aclaró que Alemán continúa sin visa para entrar a Estados Unidos, y que las causas por las cuales le fue cancelado el permiso de ingreso continúan vigentes.