•  |
  •  |
  • END

Los opositores Edmundo Jarquín y Eduardo Montealegre rechazaron ayer el llamado que les hizo el presidente Daniel Ortega de impedir actos violentos para evitar el desgaste de la Policía Nacional, alegando que el deterioro de los agentes del orden se debe a que Ortega “envía a sus fuerzas de choque”.

“Si él no echa a sus fuerzas de choque, la Policía no tendría por qué salir”, expresó Jarquín, quien calificó el pedido del mandatario como una “enorme hipocresía”.

La noche del martes Ortega, luego de anunciar las medidas de ahorro, habló sobre la inseguridad ciudadana y pidió a los partidos políticos dar “un respiro” a la Policía.

“Existen las formas de manifestarse, de hacer opinión, de comunicar, pero no podemos seguir en ese escenario de violencia política en nuestro país, le estamos abriendo el campo a la inseguridad ciudadana”, dijo Ortega, quien atribuyó el repunte en los índices de violencia al vacío de la Policía debido a que ésta últimamente se ha dedicado a contener conflictos violentos propiciados por los partidos políticos.


“Para que dejemos de protestar”

A juicio de Edmundo Jarquín, el mensaje detrás del llamado que Ortega envió es que no se hagan más marchas para protestar contra el supuesto fraude electoral.

“Es poco sincero porque él es el que causa los problemas, él manda a la gente, no nosotros”, expresó Eduardo Montealegre, quien agregó que organizarán otra marcha pacífica y que no necesitarán de la Policía Nacional “si Ortega no manda a su gente con morteros y garrotes”.

La Policía Nacional se ha desplegado en las últimas manifestaciones políticas para evitar mayores altercados, debido a que durante las marchas organizadas por la oposición y que resultaron fallidas debido al despliegue de partidarios del FSLN, hubo lesionados y mucha violencia.