Mauricio Miranda
  •  |
  •  |
  • END

Cuba expresó no sentirse satisfecha por la orden que este jueves decretó el presidente de Estados Unidos, Barack Hussein Obama, de cerrar la prisión instalada en la Bahía de Guantánamo, localizada al sureste de la isla; y pidió de manera categórica la devolución del “terreno que nos pertenece”.

La solicitud la hizo el canciller cubano Felipe Pérez Roque en Managua, momentos antes de reunirse con su homólogo nicaragüense Samuel Santos López, la tarde de ayer, en las oficinas del Ministerio de Relaciones Exteriores.

“Que se elimine el centro de detenciones que Estados Unidos montó en Guantánamo, donde se ha torturado y se ha vejado a los prisioneros, es un hecho positivo. Es una decisión que lógicamente vemos bien”, expresó el jefe de la diplomacia cubana.


Cerrar base
“(Pero) Desde el punto de vista de Cuba, no es suficiente. Falta ahora cerrar la base naval que Estados Unidos tiene allí, que no necesita para ningún tipo de uso militar ni de otra naturaleza, y devolverle a Cuba el territorio”, aseveró Pérez Roque.

Este jueves, el presidente Obama firmó en Washington el cierre de la prisión instalada por el Ejército de Estados Unidos en la Bahía Guantánamo, al término de un año, decisión que ha sido recibida con beneplácito por amplios sectores en su país y en el resto del mundo.

El nuevo presidente de Estados Unidos pretende de esta manera cumplir la promesa que hizo durante su campaña, de clausurar dicho centro. El funcionamiento de la prisión le generó fuertes críticas a su antecesor George W. Bush, cuyo gobierno efectuó detenciones ilegales y procedimientos de tortura en contra de prisioneros de guerra acusados de terrorismo tras los ataques del 11 de septiembre de 2001.

“Aspiramos un día a poder ejercer soberanía otra vez sobre esa parte de nuestro territorio, donde ha estado funcionando contra nuestra voluntad una base militar norteamericana”, añadió el canciller cubano.

“Esperamos que esto pueda ser un primer paso hacia un proceso para que finalmente podamos recuperar ese terreno que nos pertenece”, reiteró.


La cárcel de Bush
En la bahía de Guantánamo se encuentra una base naval estadounidense de aproximadamente 116 kilómetros cuadrados de extensión, que a su vez ha funcionado como centro de detención de prisioneros supuestamente vinculados al grupo terrorista Al-Qaeda.

El presidente Obama firmó otras dos órdenes ejecutivas este jueves, en su segundo día de gobierno: la primera dirigida a la revisión de los juicios de los acusados de terrorismo; y la prohibición de métodos de interrogatorio calificados como tortura.

La asfixia simulada de parte de militares estadounidenses en contra de los detenidos ha sido uno de los principales procedimientos denunciados por diversos países y organismos defensores de los Derechos Humanos.

La administración Bush reconoció haber utilizado la asfixia simulada con al menos tres reos.