Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

“Un compromiso con la nación”, así ha llamado el Partido Liberal Constitucionalista, PLC, a su rechazo a la reelección presidencial indefinida, el cambio a un sistema parlamentario y su supuesta lucha por la nulidad de las elecciones municipales de 2008, pero propuso reformas electorales que vislumbran un obligatorio “tiangue” de reformas constitucionales con el Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN.

Las reformas electorales que advierte el PLC significarían la creación de un Tribunal o Instituto Electoral en vez del Consejo Supremo Electoral, CSE, actual, para darle credibilidad a los procesos electorales. En ese sentido, también proponen la creación de un Instituto de Cedulación con autonomía económica para lograr la entrega de cédulas sin color partidario.


Encerrona tras encerrona
El pronunciamiento del PLC surgió de la segunda ocasión en que, al estilo oficialista, cierra las puertas a los medios de comunicación en una encerrona en la Casa Nacional de ese partido con la bancada liberal y directivos de esa agrupación política, tras los señalamientos de la continuidad del llamado pacto liberosandinista.

La acusación al PLC de arreglarse con el partido de gobierno surgió de la sincronía en que los diputados liberales votaban por una Junta Directiva en el parlamento controlada por el FSLN y en que la Corte Suprema de Justicia, CSJ, sobreseía definitivamente al ex presidente Arnoldo Alemán de las acusaciones de fraude al Estado por la suma de 100 millones de dólares.


Proponen eliminar
35 por ciento
La propuesta del PLC es que entre otras reformas se establezca la obligatoriedad de la observación nacional e internacional sin condiciones y prohibiciones para garantizar la transparencia de los procesos electorales. Finalmente, propone elevar el techo para ganar la presidencia de la República del 35 al 51 por ciento de los votos.

En un primer momento, las cuatro puntos de reformas a la Ley Electoral propuestos por el PLC aparentan buena intensión, valoró el constitucionalista Cairo Manuel López. Sin embargo, necesariamente conllevan a una reforma a la Constitución Política de la República en la que las otras fuerzas estarán interesadas en hacer otras reformas y desde ya se menciona la reelección presidencial indefinida y el cambio a un sistema parlamentario.


Ahora se oponen, mañana puede que no
“Al decir que el PLC está proponiendo una reforma a la Constitución, otros sectores dirán reformemos otros puntos, y entre ellos se hablará de la reelección indefinida y la consideración de un sistema parlamentario (pese a que el PLC dice oponerse), ya estamos acostumbrados a que dicen una cosa y a los días hacen otra. Aquí lo que debe predominar es la seriedad en el planteamiento”, explicó López.

Por otra parte, el analista se mostró celoso sobre lo que implican estas reformas pues recordó que del pacto político entre Arnoldo Alemán y Daniel Ortega en 1999 resultó la actual Ley Electoral, hecha a la medida del bipartidismo. En ese sentido, señaló que otras organizaciones de la Sociedad Civil proponen reformas más amplias en un clamor de la población por una sociedad pluralista y no centrada en dos partidos políticos.