•  |
  •  |
  • END

La IV Cumbre extraordinaria de la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA) que conmemoró los diez años del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, en el poder, concluyó ayer con más promesas de mejoras para los países de la región.

Los mandatarios suscribieron dos acuerdos sobre seguridad alimentaria, uno de ellos para crear una empresa multinacional de producción de alimentos con un capital de 49 millones de dólares.

Los presidentes de Bolivia, Evo Morales; de Honduras, Manuel Zelaya, el primer ministro de Dominica, Roosevelt Skerrit; el vicepresidente cubano, José Ramón Machado, y el presidente Daniel Ortega acompañaron a Chávez durante la celebración.

Durante una breve intervención, Ortega habló sobre el capitalismo, al que calificó como “un lastre”, y catalogó como “gloriosa” la gestión de Chávez en una década en el poder.

Elogios

“La unidad de nuestro pueblo resulta imprescindible para revertir los efectos del capitalismo global, del neoliberalismo”, expresó Ortega, quien aprovechó la oportunidad para elogiar a la revolución cubana y exaltar las decisiones que se toman dentro del ALBA, “en beneficio de nuestro pueblo y de nuestras economías”.

“Cuba heroica de Fidel se ha mantenido firme e incombatible, nunca ha claudicado a pesar de las agresiones, del bloqueo, de las difamaciones... En medio de esa oscuridad apareció brillando la bandera de la revolución bolivariana, la espada de Bolívar”, aseguró.

El primer encuentro

Luego de la intervención de Ortega, Chávez recordó los tiempos de guerrillero del mandatario y su primera administración en la década de los 80, cuando él apenas era mayor del Ejército de Venezuela.

“Éramos nosotros muy jóvenes soldados, y estaban ustedes (los guerrilleros sandinistas) en armas, en aquella guerra contra la dinastía somocista, aquella revolución armada. Nadie sabe cuánta moral nos inyectaron ustedes”, expresó Chávez dirigiéndose a Ortega.

Seguido relató: “Cuando yo te vi, Daniel, hace 20 años, un día como hoy, viniste uniformado a la toma de posesión de Carlos Andrés Pérez, andaba Fidel (Castro). Yo andaba uniformado también, con mi estrellita de mayor y un cordón de ayudante de un general, pasaron los dos, no me vieron, por supuesto, pero yo los saludé revolucionariamente”.

La celebración se da en momentos cuando Chávez lucha para que se reforme la Constitución para reelegirse.