Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

El misionero católico italo-nicaragüense integrante de la alianza Movimiento Renovador Sandinista, MRS, Alberto Stefano Boschi, se encuentra “refugiado” en algún lugar del país, debido a que no reconoce la condena de un año de prisión que el juez Celso Urbina le impuso el año pasado, y por la que podría ser encarcelado en cualquier momento.

El fin de semana un equipo de EL NUEVO DIARIO buscó a personas cercanas a Boschi que pudieran dar referencia de él, pero al parecer nadie sabe de su paradero.

Una vecina del misionero católico, quien prefirió no revelar su nombre, dijo que todos los días ve salir el vehículo abordado por Boschi y su esposa. Sin embargo, la asistente de la oficina de Boschi, ubicada en la Escuela “Don Lorenzo Milani”, de Ciudad Sandino, manifestó que se encuentra fuera del país.

En comunicación

El dirigente de la alianza MRS, Edmundo Jarquín, expresó que Boschi está “refugiado”, pero que los miembros del partido anaranjado han estado en comunicación con él para ofrecerle todo su respaldo.

El ex candidato presidencial manifestó que aunque no confían en el sistema judicial de Nicaragua, van agotar todos los recursos legales para revertir esa “injusta sentencia”, y van apelar ante el Tribunal de Apelaciones.

No es apelable

Sin embargo, la sentencia de los juzgados locales sólo es apelable en los juzgados de juicio, y cuando éstos emiten su fallo no hay ulteriores recursos, porque ahí termina el caso. Es decir, el caso de Boschi no es apelable.

Aun así, Edmundo Jarquín expresa que “lo más importante es que esta sentencia demuestra que estamos viviendo en un ambiente de exclusión, endureciendo el ambiente de persecución política por parte del gobierno de (el presidente Daniel) Ortega, que cada vez adquiere el perfil de una dictadura”.

El líder del MRS recordó que Boschi es italiano y que por eso van a denunciar su caso ante las instancia de derechos humanos de la Unión Europea, pero también van acudir a todos los foros nacionales e internacionales de derechos humanos.

Temen a los CPC

Toda la gente que rodeaba a Boschi en su oficina dice desconocer dónde podrá estar. La señora Elsa del Carmen Castañeda, que cuida la escuela “Don Lorenzo Milani”, asegura que ya no llega a trabajar, pero la gente a la que le ayudaba pregunta por él todos los días.

Castañeda relata que han planeado realizar un plantón frente a los juzgados para pedir que se le haga justicia a Boschi, pero no lo han hecho porque temen que los miembros de los Consejos del Poder Ciudadano, CPC, los ataquen.

El ciudadano italo-nicaragüense tiene más de 14 años de vivir en Nicaragua y es miembro de la Misión Católica Internacional de Ciudad Sandino. Boschi pretendió participar como candidato a alcalde de Ciudad Sandino en las elecciones municipales del nueve de noviembre pasado.