Melvin Martínez
  •  |
  •  |
  • END

¿Permitirá Ortega una nueva marcha?

La última movilización realizada por las organizaciones de la sociedad civil fue realizada el 16 de julio de 2008. Esa también fue la última ocasión en la que pudieron ejercer su derecho a movilizarse libremente.

A la cita acudieron unas 60 mil personas de las organizaciones de la Coordinadora Civil, partidos opositores y otros organismos de la sociedad civil.

En esa ocasión Hugo Chávez descalificó la protesta y, en sintonía con el oficialismo en Nicaragua, dijo que “había sido financiada por Estados Unidos para desestabilizar al gobierno de Ortega”.

Pero tampoco ese fue el último intento de la oposición. El 18 de noviembre, recién finalizadas las elecciones y como una reacción al llamado fraude ejecutado por el Consejo Supremo Electoral, CSE, la oposición y la sociedad civil convocaron a una marcha para protestar.

“Todos contra el fraude” sería el lema de la movilización, que fue impedida a punto de morteros y piedras por las turbas orteguistas que sembraron el terror en Managua ese día y los subsiguientes en el mes de noviembre. Los organizadores del mitin debieron salir del encierro en que quedaron escoltados por patrullas de antimotines.

El diez de diciembre, el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, y organizaciones de la sociedad civil se movilizaron para conmemorar el Día Internacional de los Derechos Humanos, y aunque lograron el objetivo, no faltaron los orteguistas que atacaron con pedradas, puñetazos y morteros a los participantes.

¿Guardarán los garrotes las turbas?

Este año, en una reciente comparecencia, el presidente Daniel Ortega hizo un llamado a la oposición a evitar la violencia y a no desgastar a la Policía Nacional. Irónicamente, han sido sus leales y seguidores quienes han desgastado a la Policía con tanta violencia y vandalismo.

A finales del año pasado, durante una visita a Jalapa, en horas de la madrugada, el mismo Ortega azuzó a los morosos para que no pagaran a las microfinancieras, y como resultado cientos de antimotines debieron desplazarse a Ocotal para sofocar el ataque de los morosos contra una institución financiera.

La Coordinadora Civil y el Movimiento por Nicaragua, por separado, han convocado próximamente a movilizaciones por un sinnúmero de demandas: la carestía de la vida, contra la reelección, contra el fraude, por transparencia electoral y administrativa, entre otras demandas.

Veremos si Ortega es consecuente con sus palabras y deja que las organizaciones ejerzan su derecho a movilizarse libremente. Veremos si las turbas oficialistas no crearán más zozobra y no siguen desgastando a la Policía Nacional, como lo dijo Ortega.