•  |
  •  |
  • END

Pese a las severas críticas, el Protocolo de Entendimiento entre el Gobierno y la empresa española de distribución de energía, Unión Fenosa, fue aprobado ayer con 47 votos a favor y el único voto en contra de la diputada del Movimiento del Rescate del Sandinismo, Mónica Baltodano Marcenaro, quien, previo a la votación, señaló que el convenio sólo beneficia a la trasnacional, pues le garantiza las ganancias en detrimento de los clientes.

En una posición dual, los diputados del Partido Liberal Constitucionalista, PLC, y de la Bancada Democrática Nicaragüense, BDN, se desconectaron de la pizarra electrónica para no votar. Tanto Eduardo Montealegre, de la BDN, como José Pallais, del PLC, señalaron que la Asamblea Nacional no puede ratificar el acuerdo, pues Unión Fenosa no es sujeto del derecho internacional.

Pero no todos los diputados del PLC se desconectaron, pues siete de ellos, incluyendo a Francisco Aguirre Sacasa, al parecer olvidaron desconectarse y no votaron en ningún sentido; tampoco se abstuvieron por lo que, conforme con la Ley Orgánica del Poder Legislativo, esos siete votos se suman a la mayoría.

Críticas de Baltodano

A juicio de la diputada Mónica Baltodano, con el Protocolo la única beneficiada es la empresa distribuidora de energía. “En este protocolo se amarra a este poder del Estado (Asamblea Nacional) a dictar leyes con contenidos previamente pactados entre una empresa transnacional privada y los funcionarios del Poder Ejecutivo”, expresó Baltodano.

Conforme con el Protocolo, el Estado de Nicaragua asume el 16 por ciento de las acciones y, por ende, uno de los cinco asientos en el Consejo Directivo de Unión Fenosa; aún así, Baltodano no ve ningún beneficio para los usuarios del servicio.

“En el punto 4.2 del Protocolo lo que hizo el Poder Ejecutivo es asegurarle a Unión Fenosa que siempre va a tener ganancias y jurarle que la Asamblea Nacional le aprobará determinadas leyes con contenidos previamente definidos que tienen que ver con que la transnacional nunca perderá un centavo”, explicó Baltodano.

Pese a las críticas similares del diputado del PLC, Maximino Rodríguez Martínez, éste no hizo ningún comentario cuando sus colegas del Frente Sandinista le recordaron que fue bajo la administración del presidente Arnoldo Alemán Lacayo que se privatizó el servicio de energía.