Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Sobre el tema, el Director Ejecutivo del Instituto Nicaragüense de Gestión Económica y Social (Inges), Irving Larios, afirmó que los CPC son organismos políticos partidarios, que indudablemente tienen que ver con la necesidad de crear una estructura que responda al Ejecutivo, y que estarán funcionando para solventar las tareas de ser Gobierno, de tal forma que creen los cimientos para apoyar sus políticas.

“En consecuencia, no hay duda que esas entidades serán objeto de presión para borrar todo el sistema de participación ciudadana y la Constitución, a fin de buscar la reelección, o que de una forma ese partido ponga a alguien que siga con estas políticas gobernando al país”, indicó.

Larios recordó que el FSLN nunca invirtió un solo córdoba para capacitar a su gente en los territorios en temas como a los que ahora les tiene temor, tales como participación ciudadana, democratización, justicia social, “lo que sí hicieron a lo largo de estos 16 años de gobiernos neoliberales, las Organizaciones No Gubernamentales (ONG) con fondos de la cooperación internacional, mismos que permitieron crear una conciencia sobre derechos humanos y ciudadanía en general”.

Oportunismo
Al respecto, aseguró que el FSLN de forma oportunista, en el tiempo que fue oposición, se aprovechó de todos esos organismos, sin invertir ni un solo recurso, tratar de aparentar lo que no era, simplemente lo hizo para obtener información de esas organizaciones, sin pensar en la responsabilidad ni en la conciencia con que éstas aún siguen trabajando.

“Provoca tristeza al ver que se invirtió mucho tiempo, elaboración teórica y dinero en proyectos como, por ejemplo, el bono productivo, promovido en su tiempo por Orlando Núñez, y de otras sugerencias de cómo crear una verdadera fuerza como organizaciones de la sociedad civil, a fin de que se hagan respetar en sus demandas”, enfatizó.

El directivo de Inges dijo percibir el temor de que el FSLN se basa en que gracias a la Ley de Participación Ciudadana hay un sistema que ahora permite a un grupo de pobladores organizados en una comunidad registrarse en una Alcaldía; antes había un procedimiento mediante la Asamblea Nacional, para crearse como ONG.

Mercenarios de la participación ciudadana
“Entonces, la actitud oportunista del FSLN es que además de no invertir un solo peso en organismos de sociedad civil, ahora tratan de convertirlos de asociaciones comunitarias en CPC, con base en chantajes y presión. Le están diciendo que se cambien de nombre a cambio de recibir recursos del Gobierno, es decir, quieren convertirlos en mercenarios de la participación ciudadana ”.

Advirtió que ese tipo de actitud, de querer convertir una conquista revolucionaria en una burda manipulación política, le costará revertirla, ya no sólo al FSLN, sino también a la izquierda de este país, y lo peor del caso es que la gente está viendo en sus propios territorios cómo algunas organizaciones se están doblegando con base en estos chantajes.

Sobre la renuncia a nivel nacional de varias organizaciones de la agrupación de organismos de la sociedad civil (Coordinadora Civil), afirmó que esas mismas organizaciones admiten que tenían años de no participar en reuniones, porque no tenían interés, “lo cierto es que el interés era tomar el poder y que todos, nuevamente, pasáramos a formar parte de las estructuras partidarias del FSLN, pero parece que no se terminan de convencer de que una vez que se acabe el período de este Gobierno, se acaban los CPC, ahí no hay vuelta de hoja”, enfatizó.