•   Ciudad de Guatemala  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El proceso de integración económica en Centroamérica ha enfrentado varias fases desde su inicio, en los años 60, pero lo cierto es que está "vivo", despierta "interés" y constituye un deseo tan férreo de sus miembros que ni la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE) lo hará tambalear.

"No creo que el 'brexit' ponga en peligro que Centroamérica se cuestione sobre su interés integracionista. Esto es un anhelo de la región de muy larga data, de mucho antes que existiera la UE", explica en una entrevista con Acan-Efe la titular de la Secretaría de Integración Económica Centroamericana (Sieca), Carmen Gisela Vergara.

Centroamérica, una región rica en recursos naturales y con una posición geográfica estratégica, inició la hoja de ruta para la fusión a través del Tratado General de Integración Económica Centroamericana de 1960 y lo refrendó después con los Protocolos de Tegucigalpa y el de Guatemala, en los años 90. Desde el principio, cada generación ha aportado su grano de arena para su consolidación.

Por esta antigüedad, además de por el interés demostrado por los miembros y sobre todo por los presidentes de cada país -Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua, Costa Rica y Panamá- en los últimos cuatro años hay pruebas suficientes de que esta visión integracionista que tenían desde hace más de medio siglo los centroamericanos aún perdura.

Vergara, una panameña licenciada en Derecho y Ciencias Políticas y con una amplia trayectoria profesional en el sector público y privado, asumió su cargo en el Sieca el 15 de julio de 2013 para un periodo de cuatro años, por lo que en 2017 lo abandonará si no resulta reelegida.