•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Alfredo Gutiérrez Izquierdo regresa a ocupar su cargo en el Concejo Municipal de Managua como representante del Partido Liberal Independiente (PLI), después de casi cinco meses de labores como diputado en la Asamblea Nacional.

En el sufragio general del año 2011, Gutiérrez fue electo como diputado suplente de Boanerges Matus Lazo, y al no estar en funciones como titular recibió un permiso de la directiva parlamentaria para poder involucrarse en las elecciones municipales del 2012, en las que participó como candidato a alcalde del PLI en Managua y luego se quedó como concejal de este partido en la comuna capitalina.

Pero a finales de julio pasado, Matus Lazo perdió su condición de diputado por una resolución del Consejo Supremo Electoral, quedando el escaño a disposición de su suplente. Fue entonces que Gutiérrez decidió asumir como diputado.

¿Cómo valora su trabajo en la Asamblea Nacional?

Considerando los hechos y la coyuntura, tuve un balance positivo. Presenté cinco diferentes iniciativas de ley: Ley para la Conciliación Nacional; Ley para la Cedulación de Nicaragüenses en el exterior; Ley para el Ejercicio del Voto para los Nicaragüenses en el Exterior; Ley Creadora de la Orden Doctor Juan Ignacio Gutiérrez Sacasa a la Excelencia Médica; y Ley para el Desarrollo y Promoción de la Orfebrería en Nicaragua. Reduje a un mínimo el costo político que la decisión de haber asumido la diputación me había representado. Al final, muchas personas que inicialmente habían dudado de mi actuar, quedaron claras de mi línea invariable y mi permanente oposición al modelo de gobierno que se nos quiere imponer; hasta me dieron la razón de la decisión política que en su momento adopté.

¿Se incorporará de nuevo como concejal en la alcaldía?

Es mi deber legal regresar a finalizar mi función de concejal en la Alcaldía de Managua que culmina en enero del 2018, por lo que habiendo presentando mi notificación de ausencia temporal en la Alcaldía de Managua como resultado de mi incorporación a la Asamblea Nacional y habiéndose finalizado mi ejercicio como diputado, es correcto que vuelva.

El 2017 es año de elecciones municipales… ¿cómo influye esto en el trabajo como concejal opositor?

No debería influir en nada. Mi comportamiento como concejal será el mismo que he demostrado desde mi incorporación como tal. Seguiré, al margen del proceso electoral municipal, recorriendo los barrios de Managua, denunciando las deficiencias municipales en cuanto a resolver en tiempo y forma las necesidades de los ciudadanos. Continuaré dándole seguimiento puntual a las obras detalladas en el Plan de Inversión Anual.

¿Ha recibido propuestas de candidaturas?

Aún se especula mucho. Varias personas se me acercan, puedo decir que cualquier escenario de candidaturas de futuro sería el resultado de mis actuaciones al frente de mis funciones. Me he entregado a luchar por cambiar el modelo de gobierno… y no veo en este momento una alternativa diferente a la vía cívica y desde una participación política.

¿Cómo valora la reestructuración interna del PLI?

No estoy encargado de ninguna actividad directa en cuanto a la reorganización partidaria. Creo, sin embargo, que es una significativa ventana de oportunidad para consolidar y hacer crecer las estructuras, para relanzar activamente el partido, así como para consolidar los liderazgos locales y la renovación de los liderazgos nacionales, que acertadamente conducidos, den confianza de cara a la ciudadanía, a los electores, pero también a los cuadros mismos que de alguna u otra forma aún no se terminan de reincorporar. Con la consolidación de los líderes locales, con el cambio de mentalidad en cuanto a no imponer candidatos, sino que dejar que sean las estructuras mismas en el territorio las que decidan sobre los candidatos a alcaldes, vicealcaldes y concejales, siempre que sea dentro del marco que la ley obliga, creo que podremos presentar ante la ciudadanía de los diferentes municipios, candidatos liberales de reconocida trayectoria y trabajo, así como con reconocida muestra de ser luchadores por la libertad y la institucionalidad del país. Creo que el escenario político municipal es alentador y muy positivo para nuestros líderes territoriales.

¿Cuál es la expectativa respecto al pronunciamiento que en enero hará la oea sobre la situación electoral en Nicaragua?

Sinceramente creería que no sería oportuno para el futuro de Nicaragua ni del Gobierno de Daniel Ortega no lograr un acuerdo con dicha organización. Todos los sectores estamos ansiosos de que el Estado de Nicaragua logre establecer compromisos para garantizar un modelo de elecciones completamente libres, en igualdad de oportunidades para los contendientes. La coyuntura internacional actual habla por sí sola. No creería acertada ninguna decisión contraria a dar esos pasos positivos... El solo hecho que existió un trato afable entre el Secretario General y el presidente Ortega, más la continuidad de las conversaciones bilaterales, me da la idea que se va a lograr una salida política que restablezca la confianza en las elecciones en Nicaragua. Es lo mejor para todos los nicaragüenses.