Gustavo Álvarez
  •  |
  •  |
  • END

“La imagen que estamos dando es que vivimos en un régimen de terror, donde la ciudadanía no puede salir a las calles a manifestarse pacíficamente”, afirmó Róger Arteaga, Presidente de la Cámara de Comercio Americana de Nicaragua, Amcham, al referirse a la violencia desatada el sábado por simpatizantes del gobierno.

El representante del organismo empresarial añadió que con esas acciones de violencia se le está haciendo un daño enorme a Nicaragua, al no permitirle a la ciudadanía que ejerza su derecho constitucional a manifestarse, lo que refleja una intolerancia política que no ayuda a la nación.

“En la marcha del sábado no miré a nadie de la sociedad civil que fuera con un bate, con un machete, con un mortero, con un garrote. Era gente que iba marchando con banderas”, expresó.

Dijo que la situación se agravó cuando elementos simpatizantes del Frente Sandinista salieron a las calles a agredir a los que estaban marchando pacíficamente. “Eso es una señal de intolerancia, porque no permiten que la sociedad pueda ejercer un derecho que tiene”.

Llamado a la reflexión

“Lamentamos la intolerancia y esperamos que este daño que se le está haciendo a Nicaragua no tenga consecuencias; no abra heridas”, apuntó el presidente de Amcham.

Indicó que el país ya tiene suficientes heridas como para estar abriendo más, y que lo que se requiere es construir una Nicaragua que se le pueda heredar a nuestros hijos, precisamente construyendo y no destruyendo.

“Hago un llamado a que reflexionen, que no lleven al país hacia un precipicio y después estar tratando de resolver situaciones que tal vez ya no se pueden componer”, dijo.