Leoncio Vanegas
  •  |
  •  |
  • END

OCOTAL, NUEVA SEGOVIA

El Consejo Sandinista de este departamento, CSD, integrado por alcaldes, diputados, secretarios políticos municipales y personas que ocupan cargos en el Estado, decidieron el primero de marzo pasado poner sus cargos a disposición del secretario general del partido, Daniel Ortega Saavedra, por su “dedazo” de nombrar en la Vicesecretaría de la misma instancia a al ex alcalde de Jalapa Humberto Pérez Largaespada, sobre quien pende presunción de responsabilidad penal dictada por los contralores el siete de noviembre de 2007, por causar daño patrimonial al Estado por la suma de 446 mil 216 córdobas, según nota publicada por EL NUEVO DIARIO el ocho de noviembre de ese año.

EL NUEVO DIARIO tuvo acceso a la correspondencia que los directivos rojinegros se han cruzado con la señora Rosario Murillo Zambrana, encargada de la Secretaría de Comunicación y Ciudadanía y persona influyente en las decisiones partidarias.

De las cartas se desprende que Pérez Largaespada entregó a Murillo una denuncia escrita contra el delegado del “Poder Ciudadano” en Nueva Segovia, Octavio Álvarez, y otros directivos por supuestos cambios arbitrarios de secretarios políticos municipales en todo el departamento.

Comandante, respete

La decisión de Ortega, a través de Lenín Cerna, encargado de organización partidaria, causó la revuelta sandinista, pues consideran que la pareja presidencial pasó por encima de la instancia intermedia, que es el CSD. “Demandamos respeto a la instancia departamental cuando se trata de abordar problemas de gran envergadura que afectan gravemente a nuestro partido”, se lee en algunas líneas “calientes” de una carta.

Y arrecian el tono cuando amenazan con renunciar en masa si las instancias nacionales del FSLN continúan aferrados a “premiar” a personas que la Contraloría General de la República ha pegado con presunción penal por actos de corrupción, tal es el caso de Pérez Largaespada.

“Si ustedes creen a bien que la solución del problema pasa por la deposición de nuestros cargos, quedan a su disposición”, le manifiestan a Ortega y Murillo. Estampan firmas casi la totalidad de miembros de los CSD y todos los actuales secretarios políticos de los 12 municipios neosegovianos.

Entre las rúbricas aparece las de Octavio Álvarez, Secretario Departamental y delegado del “Poder Ciudadano”; además, de otros reconocidos directivos como Sebastián Mayorga, Marciano Berríos, ex alcalde; Francisco Machado; Carlos Norori, Alcalde de Ocotal, y su vice, Ignacia Matute; la del diputado César Castellanos, y la docena de secretarios municipales. Se agregan delegados de varias instituciones del Estado.

En Jalapa, más de 2 mil firmas han recopilado los detractores del ex edil, incluidos organizaciones sociales y cooperativistas que tras la asunción a la alcaldía de Orlando Zeledón.