•  |
  •  |
  • END

La oposición nicaragüense pidió ayer como garantías para un diálogo nacional la inclusión del tema del fraude electoral de las elecciones municipales del 9 de noviembre de 2008.

También le recuerdan al Presidente Ortega que el recorte de la cooperación internacional, de la que Nicaragua tanto depende, fue ocasionado por las irregularidades que se cometieron en el proceso electoral y el discurso confrontativo del mandatario contra la Unión Europea y Estados Unidos.

El coordinador del Movimiento de Renovación Sandinista, Edmundo Jarquín, afirmó que la intencionalidad de fondo del gobierno es tratar de que la comunidad internacional restablezca la cooperación a cambio de promesas.

“Eso no es realista, porque la cooperación y los nicaragüenses queremos hechos reales y el hecho más importante es que se revisen las actas de las anteriores elecciones municipales”, sostuvo Jarquín.

Mencionó que las declaraciones del diputado Wálmaro Gutiérrez, quien afirmó que el FSLN no le tenía miedo a esa revisión. “Sí es posible todavía que se haga”, dijo Jarquín.

A devolver lo robado

Mencionó que Ortega está proponiendo diálogos sectoriales y no un diálogo nacional. “En todo caso, en esos diálogos nadie podría ignorar que los elementos políticos institucionales, incluidas las elecciones municipales tienen que ser resueltos para que sean posibles.

Recordó que Ortega tuvo la oportunidad -y el tiempo- de gobernar con paz, como lo pidió, pero la ha dilapidado con sus diatribas, ofensas y el fraude electoral.

Ortega aseguró el viernes por la noche, que en los próximos días iniciará un diálogo nacional. “Fue la prueba más patente de la desesperación del orteguismo por el despeñadero en el que han sumido al país, producto de su errada política económica y conducción del país”, refirió Jarquín.

Sociedad civil debe ser tomada en cuenta

Para la vocera de la Coordinadora Civil, Luisa Molina, si Ortega habla de diálogo nacional, debe hacerlo inclusivo, por lo que no debe omitir el tema de las elecciones municipales.

“El diálogo debe partir por la máxima de que el voto popular debe ser respetado. Para toda la sociedad es que hubo un fraude electoral, hay que responderle al pueblo”.

Agregó que en un diálogo nacional debe abordarse el respeto a la participación ciudadana, respeto al voto, y a las libertades fundamentales, como la libertad de expresión y de libre movilización y organización.

“Hay muchos derechos que se han confiscado, se han arrogado el derecho de decidir por nosotros, no más agresiones, y debe haber respeto a la vida de las mujeres”, agregó Molina.

El fraude es el primer punto

El diputado Víctor Hugo Tinoco, de la bancada del MRS, consideró que el tema del fraude es el primer punto de un posible diálogo, sino no hay nada que negociar.

¿Para qué va a dialogar si en la Asamblea Nacional junto con un grupo de zancudos domina la Asamblea Nacional. Se necesita un acuerdo nacional para que la cooperación regresa a Nicaragua”, se preguntó.

El parlamentario admitió que somos dependientes de la cooperación internacional y en este contexto el problema económico no es independiente del problema político.

“Si no están involucradas las principales fuerzas de oposición, veremos a un Ortega sometido en su propia contradicción”, agregó.

Quiñónez no le cree: “Todo es parte de su bipolaridad”

El diputado Enrique Quiñónez y ex candidato a la vicealcaldía de Managua, dijo que no le cree al presidente Ortega, porque “ya nos acostumbró a que un día aparezca como un gran dictador que manda a reprimir a la oposición y otro pidiendo un diálogo nacional.

“El presidente es un hombre enfermo, él no es normal; un día aparece con ataques a la comunidad internacional y otros actúa como un verdadero dictador cuando quiere reprimir a la oposición”, expresó Quiñónez.

Luego lo oímos hablando de reconciliación, no creo que una persona en su sano juicio crea que Ortega va a resolver los problemas de los nicaragüenses, al contrario los ha empeorado”, sostuvo.

Coincidió en que los problemas que atraviesa en la actualidad el país fue ocasionada por el fraude electoral, por eso, han reducido su cooperación los países europeos y Estados Unidos canceló la Cuenta Reto del Milenio.

Mientras no se recuenten las actas con observadores nacionales e internacionales no se va a superar lo económico, si no se regrese al pueblo esa confianza.

La oposición se debate entre la incertidumbre y el escepticismo por el comportamiento bipolar y la falta de garantías de Ortega, tomando como referencia el comportamiento del mandatario en dos años y medio al frente del gobierno.

Según el vicepresidente Jaime Morales, el primer sector que con que se reunirá Ortega será con el Cosep, el próximo miércoles, por lo que el presidente de este organismo de empresarios, José Adán Aguerri, manifestó que el sector privado entregará una serie de propuestas y recomendaciones para contener el coletazo y riegos de la recesión mundial”. Tanto el Cosep, Amcham y la Conferencia Episcopal vienen solicitando un diálogo desde finales del año pasado.