•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

La junta directiva de la Asamblea Nacional decidió este lunes que mañana en el plenario se elegirá al nuevo presidente del Instituto Nicaragüense de Energía (INE), siendo por el momento el único candidato al cargo el mayor general en retiro Oscar Mojica, quien ha sido propuesto por el mandatario Daniel Ortega.

Los directivos del parlamento, dirigidos por Gustavo Porras, presidente de la Asamblea Nacional, recibieron hoy la propuesta de Ortega, que llegó con trámite de urgencia.

Según el diputado del Partido Liberal Constitucionalista (PLC), Miguel Rosales, durante la reunión se decidió que este martes se realice la elección del nuevo presidente del INE.

Rosales añadió que será durante la sesión de este martes cuando los diputados podrán presentar otras propuestas en el seno del plenario.

El legislador criticó el hecho de que se haya saltado el proceso de consulta ante una comisión especial para presentar propuestas de candidatos a ocupar la presidencia del INE.

El gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), con 70 diputados, es la única bancada con capacidad para elegir el cargo.

El segundo secretario de la Asamblea Nacional, el diputado Wilfredo Navarro, indicó que la rápidez de este trámite se hace para evitar que el INE quede acéfalo.

Mojica, según anunció el pasado viernes la vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo, ha sido designado por Ortega como candidato a la presidencia del INE porque cuenta con una hoja de vida impresionante.

Murillo indicó que desde 1979 hasta 2017 Mojica trabajó en las áreas de planificación técnica y estratégica en diferentes proyectos del Ejército de Nicaragua. 

El mayor general pasó a retiro el pasado 28 de marzo. Mojica era el jefe del estado mayor del Ejército de Nicaragua.

El militar sustituirá en el cargo a David Castillo, quien por razones personales dejó su puesto, que ejercía desde 2005.

En su último informe ante la Asamblea Nacional, Castillo se declaró a favor de que en Nicaragua se revise la política de subsidio e hizo hincapié en que en este país no se factura un millón de megavatios de energía.

Los diputados aceptaron la renuncia de Castillo el pasado 23 de marzo.