•  |
  •  |
  • END

Una condena unánime de distintos sectores políticos se produjo ayer en contra de la agresión sufrida por varios reporteros nicaragüenses durante una cobertura al presidente Daniel Ortega, por parte de “camisas azules” autorizados por la jefa de la Policía Nacional, Aminta Granera.

El alcalde sandinista de Managua, Dionisio Marenco, calificó como un abuso que no debe ocurrir de nuevo, la agresión que cometieron agentes de seguridad del presidente Daniel Ortega, especialmente en contra el redactor del diario La Prensa, Jorge Loáisiga, ocurrida la noche del miércoles durante un acto público en el barrio Ariel Darce, de Managua.

“Me parece que la seguridad que rodea al presidente Ortega abusó”, dijo Marenco, para quien la acción de los agentes de seguridad “es lamentable”. Según el alcalde, las autoridades de seguridad personal deben tener conocimiento de cada periodista que cubre la fuente, y puso como ejemplo que en su caso, conoce con nombres y apellidos a cada periodista que cubre la municipalidad.

“Un error tremendo”

“A mí me ponen las grabadoras en la cara, pero aquí como todos somos conocidos”, reconoció Marenco, quien es del criterio que hay que conocer al periodista para evitar que se llegue a esos extremos. “Fue un error tremendo”, argumentó.

Aunque para el alcalde, “es correcto” que el presidente use el cordón de seguridad que lo acompaña en todas sus giras. “Es lógico, porque puede haber alguien que pueda tratar de hacer un atentado, todos los jefes de Estado del mundo lo tienen”, indicó.

ALN condena agresión

En tanto, mediante un comunicado oficial, el presidente de la Alianza Liberal Nicaragüense, ALN, Eduardo Montealegre, condenó la agresión al periodismo nacional representado en Loáisiga, y criticó severamente la actuación complaciente de los agentes de la Policía Nacional respecto a la agresión física que recibió el periodista de manos de civiles que actúan como seguridad personal del presidente Ortega.

En torno a “este desafortunado incidente”, Montealegre se solidarizó con Jorge Loáisiga de La Prensa; Ary Neil Pantoja, de El Nuevo Diario; Alfonso Flores, del Canal 2, y con el camarógrafo Fausto Fletes, también de Canal 2.

“Éste no es un hecho aislado, porque desafortunadamente la pareja presidencial está estimulando el concepto de insustituibilidad y creando poderosos intereses que llevan a sofocar por la fuerza, demandas normales y reclamos razonables de la población y del periodismo independiente”, expresó Montealegre a través del comunicado.

Que AN investigue

Por su parte, el asesor de la bancada del Partido Liberal Constitucionalista, Oscar Carrión, recomendó a los diputados de la Asamblea Nacional, a través de la Comisión de Derechos Humanos, iniciar una investigación al respecto.

Carrión señaló que la investigación no sólo debe abarcar la agresión contra los periodistas, sino también de la actitud asumida por los agentes policiales y por la jefatura de la institución representada en la primera comisionada Aminta Granera Sacasa.

UCD deplora

Por su parte, organismos civiles que integran la Unión Ciudadana por la Democracia (UCD) deploraron los actos de violencia perpetrados por sujetos que se hicieron pasar por agentes de “seguridad”, a vista y paciencia de efectivos de la Policía, en contra de periodistas, luego de finalizar una actividad de la Presidencia de la República. Al mismo tiempo, repudiaron al Poder Judicial y al Poder Ejecutivo la imposición de los Consejos del Poder Ciudadano (CPC) a la sociedad.

La UCD está conformada por la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), el Movimiento por Nicaragua (MpN), Iniciativa Ciudadana por la Democracia (Incide), Central de Trabajadores de Nicaragua (CTN) y el Movimiento Autónomo de Mujeres (MAM).

Marcos Carmona, Presidente de la CPDH, expuso que es deplorable la agresión sufrida por los periodistas, en especial por Jorge Loáisiga, tras una actividad del presidente Daniel Ortega, y agregó que lo más lamentable fue la actitud cómplice de los agentes policiales, lo que pone en evidencia que los CPC representan un peligro para la sociedad, la democracia y la libertad de expresión, información y libre movilización de los nicaragüenses.

El Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep, también se sumó a la condena de tan lamentable hecho y solicitó una investigación policial sobre el caso, pero esta institución ya decidió dar por cerrado el grave incidente.

(Con la colaboración de Sergio Aguirre)