• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Este Domingo de Ramos el cardenal Leopoldo Brenes, arzobispo de Managua durante la bendición de las palmas pidió a miles de católicos dedicar durante la Semana Santa momentos de oración para evitar más violencia, como los actos terroristas que se han realizado en diferentes partes del mundo los últimos días.

“Desgraciadamente hay muchos que cierran esta puerta a Jesús; hay muchos que siguen sembrando la tristeza, siguen sembrando la violencia y eso causa dolor en el corazón de los cristianos, en el corazón del Papa y de los obispos”, dijo Brenes

“Dediquemos un momento de oración en esta Semana Santa, aunque sean cinco minutos cada día para orar que cese la violencia en el mundo, que aquellos que provocan muerte y destrucción se sientan bloqueados por nuestra oración. Ahora que celebramos la entrada triunfal de Cristo en Jerusalén, oremos para que Cristo triunfe en el corazón, de manera especial en los violentos, aquellos que quieren sembrar la semilla de la muerte, que sea como el propósito de nosotros esta Semana Santa, orar”, expresó Brenes.

Lea más: La Semana Santa en León, fe y catolicismo

Finalmente manifestó que durante la Semana Santa se debe sentir que Cristo está triunfando, pero no con violencia, ni avasallando a nadie, sino con humildad y sencillez. “Sin grandes tanques de guerra, sin alborotos, sino con sencillez como es verdaderamente la postura de Dios, por eso estamos llamados a abrir nuestros corazones y que Cristo sea el que realmente triunfe”, apuntó.

DECLARACIÓN OFICIAL

El Gobierno de Nicaragua expresó ayer su "condena enérgica" a los ataques terroristas contra dos iglesias en el norte de Egipto, que causaron la muerte de más de 40 personas y un centenar heridas aproximadamente.

Vea más: El Domingo de Ramos en el mundo

“El Gobierno de Nicaragua ratifica nuestra condena enérgica a todas las formas de terrorismo que se ciernen como realidad brutal sobre el mundo y que violentan cotidianamente el derecho a la paz, la seguridad y la vida, en todas partes", señaló el Ejecutivo en un comunicado.

En la misiva, suscrita por el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, manifiestan además su "gran consternación" por la cantidad de egipcios muertos y heridos "como resultado de terribles atentados criminales en los templos coptos de Tanta y Alejandría".

El Ejecutivo nicaragüense elevó sus oraciones y envió su fraternal solidaridad al presidente de Egipto, Abdelfatah al Sisi, a su Gobierno y las familias de las víctimas fatales y de heridos "que han resultado de esta nueva expresión de barbarie".